El Ministerio de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación ha presentado una protesta formal ante el Gobierno en disputa de Nicolás Maduro ante los “insultos” dirigidos al embajador español, Jesús Silva, después de que el opositor Leopoldo López huyese de la residencia del embajador de España en Venezuela.

La protesta, materializada con una “nota verbal”, la ha desvelado la secretaria de Estado de Asuntos Exteriores y para Iberoamérica y el Caribe, Cristina Gallach, ante la Comisión de Asuntos Exteriores del Congreso, cuando la diputada ‘popular’ Belén Hoyo le ha instado a responder y a condenar un tuit de Maduro contra el embajador.

Gallach ha replicado que ella trabaja para el Ministerio de Asuntos Exteriores, no de “polémicas exteriores” y que ponerse a responder con tuits podría generar una “situación absurda”.

“Lo que hizo este Ministerio, hace unos días, cuando empezaron los primeros insultos al embajador, fue una nota verbal bien clara y bien argumentada que está desde hace horas en manos del Gobierno del señor Maduro“, ha afirmado Gallach.

Las notas verbales son el medio de comunicación habitual entre los Ministerios de Asuntos Exteriores y las Embajadas de los países extranjeros.

La diputada Belén Hoyo ha enarbolado ante la comisión un tuit de Maduro en el que afirma que tilda al embajador Silva de “racista, colonialista y golpista” y dice que “se va de Venezuela con plena garantía a su inmunidad diplomática”, además de acusarle de estar “involucrado en la planificación de la incursión marítima de la ‘Operación Gedeón’ y en la fuga de Leopoldo López”.

Con informción de agencias.

Comments

Comments are closed.