España ha decidido que no va a nombrar a un embajador en Caracas para sustituir a Jesús Silva, cuyo relevo estaba previsto para estos días, y en su lugar enviará a un encargado de negocios, de categoría diplomática inferior, por considerar que las elecciones presidenciales de 2018 no fueron “justas ni transparentes”, como sostiene la Unión Europea.

Así lo señaló este jueves la secretaria de Estado de Asuntos Exteriores y para Iberoamérica de España, Cristina Gallach, en su comparecencia ante la Comisión de Asuntos Exteriores del Congreso español en la que informó de los próximos cambios en embajadas en Iberoamérica.

“Hemos decidido nombrar un encargado de negocios y no embajador, ello es consecuente con que la UE y los estados miembros no consideramos que las últimas elecciones presidenciales de 2018 fueran justas ni transparentes”, anunció Gallach.

La solución es la misma que han adoptado otro países como Italia y Países Bajos, que tampoco están representados en Caracas por embajadores, precisó.

El encargado de negocios es un funcionario diplomático que ocupa temporalmente la Jefatura de una Misión Diplomática vacante; el puesto es normalmente desempeñado por el funcionario diplomático de categoría inmediatamente inferior al Jefe de Misión.

Preguntada por el cambio, que fue anunciado a finales del pasado mes de septiembre, Gallach subrayó que tiene “muchísimo aprecio” por el todavía embajador, Jesús Silva, que fue nombrado por el expresidente conservador del Partido Popular (PP) Mariano Rajoy.

“Es un extraordinario diplomático que ha servido y continuará sirviendo para este Gobierno y este Ministerio muchos años más”, aseguró.

Gallach dijo que el cambio en la embajada en Venezuela entra dentro de la normalidad de la carrera diplomática: “los embajadores cambian, es norma de la profesión”.

“Nada más natural que un cambio en un momento en que una situación tan compleja como la de Venezuela necesita un diplomático igual de experimentado”, afirmó.

“No le den más vueltas, los cambios son los cambios; vayamos a trabajar bien en un país tan difícil como Venezuela”, dijo Gallach.

La secretaria de Estado española explicó que la decisión de nombrar encargado de negocios en vez de embajador es la fórmula acordada por los socios de la UE, que consideran que “no se dan las condiciones de representación y petición formal de plácet” que exige el nombramiento de un embajador.

Gallach también fue  preguntada por la relación del Ministerio español de Exteriores con Antonio Ecarri, representante personal del presidente encargado de Venezuela y líder opositor, Juan Guaidó, en Madrid.

En su respuesta aseguró que España ha adoptado la misma fórmula que los demás países de la UE y subrayó que tiene una “espléndida relación de contactos e intercambios con él, y esperamos que siga siendo así”.

Tras la llegada a España del líder opositor venezolano Leopoldo López, que llevaba un año como “huésped” en la embajada de España en Caracas, el Gobierno de Venezuela acusó al embajador español de “cómplice” de López, una aseveración que ya había adelantado la Cancillería venezolana y que fue categóricamente negada por fuentes diplomáticas.

A juicio del Ejecutivo de Venezuela “el embajador Silva viajó a España, negoció el viaje de Leopoldo López a España con el Gobierno español, regresó a Venezuela y se llevó a Leopoldo López con base en esta negociación que se llevó a cabo con el Gobierno de España”.

Ayer el presidente venezolano, Nicolás Maduro, criticó con dureza al jefe del Ejecutivo español, Pedro Sánchez, al que reprocha sus “equivocaciones” con Venezuela.

La ministra española de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, recordó que López era un “huésped de la Embajada” de España en Caracas, libre de irse cuando quisiera, porque “un huésped no es un rehén”.

González Laya explicó así la decisión “personal y voluntaria” de López de abandonar la embajada española en Caracas y viajar a Madrid a reunirse con su familia, lo que desató las críticas del Gobierno venezolano al Ejecutivo español y al embajador Silva.

En un comunicado, los funcionarios españoles, representados por la Central Sindical Independiente de Funcionarios (CSIF), el mayor sindicato de estos trabajadores en el país, alertó este jueves de la “situación de vulnerabilidad” en la que se encuentra el personal de la embajada de España en Venezuela y pidió a Ministerio español de Asuntos Exteriores que garantice su seguridad. EFE

Comments

Comments are closed.