El Gobierno de China ha anunciado este lunes que impondrá sanciones contra grandes empresas armamentísticas de Estados Unidos, entre ellas Lockheed Martin y Boeing Defense, Space and Security (BDS), como represalia por la venta de equipos a Taiwán valorados en 1.000 millones de dólares.

El portavoz del Ministerio de Exteriores chino, Zhao Lijian, ha confirmado estos castigos, que también afectan a Raytheon Technologies, aunque no ha aclarado en qué consistirán.

Pekín responde de esta forma a la aprobación por parte de Washington de la venta de tres sistemas armamentísticos a Taiwán, cuya soberanía reclama el gigante asiático. La Administración de Donald Trump ha estrechado lazos en estos últimos meses con Taiwán y ha llevado a cabo varias visitas oficiales.

Zhao ha denunciado que los últimos acuerdos armamentísticos violan el principio de “una sola China” y ha advertido de que Pekín seguirá tomando “las medidas que sean necesarias” para que se respeten su soberanía e intereses nacionales.

Con información de agencias.

Comments

Comments are closed.