El líder opositor venezolano Leopoldo López ha llegado este domingo a España con lo que pone punto y seguido a una actividad política que tiene como principal objetivo la salida del poder del gobernante en disputa venezolano, Nicolás Maduro.

López fue condenado a casi 14 años de prisión de los que ha cumplido apenas tres, pero mantiene su estatus de símbolo de la represión del régimen madurista contra la oposición.

López nació en Caracas el 29 de abril de 1971 en el seno de una familia acomodada. Es descendiente del mismísimo Simón Bolívar, libertador de varios países latinoamericanos, y del primer presidente de Venezuela, Cristóbal Mendoza.

Realizó sus estudios de secundaria en Estados Unidos, donde además obtuvo el título de economista ‘cum laude’ en la Universidad de Kenyon en 1993. También es graduado de la Universidad de Harvard, en la que completó una maestría en Políticas Públicas en 1996.

López fundó el partido de oposición Primero Justicia en 1992, junto a Henrique Capriles, ahora una figura distante políticamente, y Julio Borges.

El expresidente Hugo Chávez solía acusar a López de ser un agente de la Agencia Central de Inteligencia estadounidense (CIA) y haber fundado el partido con dinero de la petrolera estatal PDVSA que supuestamente habría malversado su madre, Antonieta Mendoza.

Ya en 2009, López fundó el partido Voluntad Popular, el cual junto con Primero Justicia destronó a los partidos tradicionales venezolanos de la llamada “cuarta república”. También fue alcalde por dos periodos consecutivos (2000-2008) del pudiente municipio caraqueño de Chacao, al que accedió con tan solo 29 años.

ESTRELLA DEL ROCK

López genera entre sus seguidores una fascinación comparable a la de una estrella de rock, que solo se acrecentó tras el proceso judicial abierto en su contra por apoyar las revueltas opositoras de 2014, que se saldaron con 43 muertos. Fue condenado en septiembre de 2015 a casi 14 años de cárcel como autor intelectual de la violencia.

El 18 de febrero de 2016, dos premios Nobel de la Paz, el costarricense Óscar Arias y el polaco Lech Walesa, pidieron la libertad de Leopoldo López en el Parlamento venezolano. Ese mismo mes se publica el libro “Preso pero libre”, un diario escrito por López en la cárcel. Casi seis meses después, el 12 de agosto, la Corte de Apelaciones venezolana ratifica la sentencia de prisión a López y sus abogados presentan un recurso de casación.

López fue excarcelado el 8 de julio y puesto en arresto domiciliario. Esto ocurrió horas después de que el expresidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, se entrevistara con Maduro. Menos de un mes después, el 1 de agosto, fue devuelto a la prisión militar de Ramo Verde. El 5 de agosto volvió a su arresto domiciliario.

El 15 de febrero de 2018, Juan Carlos Gutiérrez, abogado de López, pide su “inmediata puesta en libertad”, después de que la exfiscal de Venezuela Luisa Ortega admitiera que fue presionada por el “número dos” del madurismo, Diosdado Cabello, para que lo encarcelara.

LIBERADO DURANTE UN INTENTO DE GOLPE DE ESTADO

Fue liberado el 30 de abril de 2019 por funcionarios del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN) que lo custodiaban y apareció con un grupo de militares sublevados junto al presidente interino Juan Guaidó en la base aérea La Carlota, en Caracas.

Al día siguiente, cuando se atisbaba ya el fracaso de la asonada o “movilización cívico-militar” para la oposición al madurismo, López, su esposa, Lilian Tintori, y su hija de entonces 15 meses estaban ya en la residencia del embajador español en Caracas, situada en la urbanización Country Club de Caracas. La actividad política de López quedó radicalmente limitada para no violar su estatus de “huésped” dentro de las instalaciones diplomáticas.

El 2 de mayo de 2019 un tribunal de Caracas ordenó capturar al dirigente de Voluntad Popular por incumplir “la medida referida a la condición relativa a pronunciamientos políticos por medios (de comunicación) convencionales y no convencionales, nacionales e internacionales, demostrando con ello la no sujeción a las medidas”.

En junio, el periódico estadounidense ‘The Wall Street Journal’ señaló a López como ideólogo y organizador de la Operación Gedeón, un intento de rebelión contra el Gobierno en disputa de Nicolás Maduro frustrado a principios de mayo de este mismo año. López ha negado esta relación.

Con información de agencias.

Comments

Comments are closed.