Un simulacro electoral, programado como ensayo para los controvertidos comicios legislativos del próximo 6 de diciembre, se realizó este domingo en Venezuela con las nuevas máquinas de votación como principal novedad y pese a las denuncias de la mayoría de la oposición al madurismo que considera el proceso un “fraude”.

La cuestionada presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE), Indira Alfonzo, invitó a los ciudadanos a “participar en este evento diseñado con mucho compromiso, mucha disciplina y mucha trayectoria“, según dijo a periodistas.

En total, hubo 381 centros de votación instalados en todo el país que estuvieron abiertos hasta las 15.00 hora local (19.00 GMT).

De esos, 55 funcionaron como “centros pilotos”, desde los cuales se estuvo revisando la transmisión de datos de las máquinas de votación que han sido diseñadas para este proceso electoral.

Alfonzo reiteró que estas son las vigésimoquintas “elecciones” en los últimos 20 años, de las que cinco han sido parlamentarias.

Por eso, subrayó que Venezuela tiene “una tradición histórica, democrática de ejercicio libre y soberano” que se puede mostrar.

Asimismo, destacó que cuentan con “un sistema automatizado” que, “desde su fase preelectoral, está totalmente auditado“, aunque no aclaró por quiénes.

LA OPOSICIÓN LO CONSIDERA UN FRAUDE

La mayoría de la oposición venezolana al madurismo considera estas elecciones como un fraude, pues los rectores del CNE fueron nombrados por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) madurista y no por la Asamblea Nacional (AN, Parlamento) como dispone la Constitución.

A su vez, rechazan al TSJ, cuyos miembros han mostrado sus simpatías con el chavismo gobernante y fueron escogidos en un proceso exprés.

Además, varios de los principales partidos han sido intervenidos por el TSJ madurista y arrebatados a su líderes.

El liderazgo legal de esos partidos fue transferido, por orden del TSJ madurista, a antiguos militantes que han sido expulsados y acusados de corruptos por sus excompañeros.

De ese modo, los logos, nombres y colores de las principales organizaciones opositoras al madurismo sí estarán en las papeletas electorales pero no bajo el liderazgo de los políticos que los encabezan.

Pese a ello, Alfonzo, que fue sancionada por Canadá por su rol en las elecciones de 2018 en las que Nicolás Maduro se reeligió como presidente, aseguró que Venezuela vivirá “un proceso abierto, transparente, eficiente y eficaz”.

Por su parte, el jefe del Comando Estratégico Operacional de las Fuerzas Armadas, Remigio Ceballos, aseguró a periodistas que, siguiendo “órdenes precisas” de Maduro, estuvieron desplegados por Venezuela para “apoyar al poder electoral”.

Ceballos reportó que ya están activados los protocolos para defender los 381 centros de votación y “todo está debidamente en función”.

Por ello, aclaró que la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) “se mantiene prestando la custodia, resguardo, protección de los votantes“, así como garantizando que “se cumpla a cabalidad” todo el proceso.

Comments

Comments are closed.