Venezuela realizó una edición pregrabada y sin los habituales gritos del público de Miss Venezuela en medio de la pandemia del coronavirus. La nueva soberana de la belleza, Mariangel Villasmil, admitió este martes que extrañó las emociones del show en vivo de la “noche más linda” de Venezuela, pero se dijo enfocada para su reinado.

En su primer encuentro virtual con la prensa Villasmil, una estudiante de psicología de 24 años, afirmó que la primera grabación del certamen “fue bastante dura” y la hizo confrontarse con el sueño que tenía desde niña de vivir una noche del Miss Venezuela “llena de adrenalina, de gritos, de ansiedad”.

“Fue un proceso de evolución”, dijo la nueva Miss Venezuela, de 1,76 de estatura, al reconocer que para adaptarse al nuevo formato pregrabado del show debió enfrentar un “trabajo arduo y de visualización”.

Villasmil relató que para mostrar emoción durante el desfile de traje de gala se imaginó que “tenía mi familia cerca, y que había un público aplaudiéndome”. “Creo que pude mostrar todas esas emociones a través de la cámara“, agregó.

Enfocarse en las “cosas positivas”

Por primera vez en sus casi siete décadas el concurso del Miss Venezuela se transmitió totalmente pregrabado el 24 de septiembre en el canal privado Venevisión, y la coronación se realizó un día después.

La pandemia del coronavirus obligó a los organizadores del Miss Venezuela, que en los últimos dos años se ha visto envuelto en escándalos y demandas, a cambiar el popular show y hacerlo sin ningún tipo de entretenimiento musical y con todos los desfiles hechos de antemano para garantizar la seguridad de las 22 candidatas y cumplir con las normas de bioseguridad.

Al preguntarle sobre los difíciles años que ha pasado el concurso, Villasmil se mostró esquiva y sólo indicó que prefería enfocarse en las “cosas positivas”, y agregó que la “organización está trabajando muy duro para que nuestra presencia y nuestra representación sea la mejor”.

Venezuela, que es reconocido mundialmente por sus reinas de belleza, ha enfrentado una larga sequía de más de seis años ya que sus candidatas no han ganado en Miss Universo ni en Miss Mundo. La nación suramericana tiene siete coronas de Miss Universo, seis de Miss Mundo y siete de Miss Internacional, entre otros certámenes.

En relación al polémico tema de las cirugías plásticas entre las concursantes, Villasmil dijo que no estaba en contra de esas operaciones y sostuvo que es una “decisión muy personal”. “Si las cirugías aumentan su confianza, su seguridad, te hace sentir mejor como persona sin duda pues estoy de acuerdo”, precisó.

AP.

Comments

Comments are closed.