Uno de los líderes paramilitares más buscados de Colombia fue deportado este lunes a su patria luego de cumplir una condena de 12 años en una prisión estadounidense por tráfico de drogas.

Rodrigo Tovar, también conocido como “Jorge 40”, llegó en un vuelo de deportación y fue escoltado por la policía a una sala donde los agentes tomaron sus huellas dactilares. El exparamilitar de 69 años de edad llevaba anteojos, mascarilla y una chaqueta azul.

“Se encuentra en Colombia a disposición de las autoridades migratorias y judiciales”, tuiteó el alto comisionado para la Paz, Miguel Ceballos. “Y tendrá que responder ante la justicia y las víctimas por sus cuentas pendientes en el país”.

Tovar, que en algún momento fue funcionario de gobierno de su ciudad natal de Valledupar, se convirtió en uno de los líderes paramilitares más temidos de Colombia durante la primera década de este siglo, cuando las milicias derechistas luchaban contra guerrilleros de izquierda por el control de grandes territorios en el país.

Se unió a las negociaciones de paz durante el gobierno de Álvaro Uribe, que resultaron en la deposición de armas de miles de combatientes paramilitares en 2006. Pero Tovar fue extraditado a Estados Unidos por cargos de narcotráfico dos años después, junto con algunos otros exlíderes paramilitares. Admitió haberles cobrado una cuota a los agricultores de coca para poder operar en sus territorios, pero negó tener alguna participación directa en el trasiego de narcóticos.

Fiscales colombianos han acusado a Tovar de ser el autor intelectual de varias masacres en la zona rural de Colombia, incluyendo una en la localidad de El Salado, donde 60 civiles fueron asesinados y desmembrados por paramilitares, quienes los acusaron de respaldar a un grupo guerrillero.

Tovar enfrenta 35 órdenes de arresto en Colombia y cientos de investigaciones por supuestos crímenes de guerra. Su exmentor y allegado, Salvatore Mancuso, lucha por evitar la deportación a Colombia luego de cumplir también una condena por narcotráfico en Estados Unidos.

El hijo de Tovar, Jorge, se unió al gobierno del presidente Iván Duque como consultor el año pasado. En mayo, fue nombrado como titular de un departamento perteneciente al Ministerio del Interior y que es responsable de elaborar políticas a favor de las víctimas del prolongado conflicto civil en el país.

AP.

Comments

Comments are closed.