La Fiscalía de Estambul ha presentado una acusación contra seis nuevos sospechosos de nacionalidad saudí por el asesinato del periodista Jamal Khashoggi el 2 de octubre de 2018, informó este martes el periódico Milliyet.

Se trata de una imputación contra seis personas que se sumarían a los veinte acusados que ya están siendo juzgados en ausencia en Turquía desde julio pasado.

Entre los nuevos imputados se encuentran dos funcionarios del consulado saudí en Estambul, para quienes la Fiscalía pide cadena perpetua con agravantes por “homicidio premeditado con tortura salvaje”.

Las autoridades turcas creen que los dos diplomáticos formaban parte del equipo que perpetró el asesinato del periodista saudí.

Para los cuatro restantes sospechosos, acusados de alterar las pruebas en el lugar del crimen, pide penas de entre seis meses y cinco años de prisión.

En julio pasado, en Turquía se abrió un juicio en ausencia contra veinte sospechosos, entre los que se encuentran dos ex asesores del príncipe heredero saudí, Mohamed bin Salmán.

Por su parte, la justicia saudí conmutó recientemente a penas de 7 a 20 años de prisión las penas de muerte que había dictado contra ocho sentenciados por el asesinato de Khashoggi.

Khashoggi, un colaborador del diario estadounidense Washington Post crítico con la monarquía saudí, fue asesinado el 2 de octubre de 2018 en el consulado de su país en Estambul, al que entró para recoger documentación que necesitaba para su boda.

Según las filtraciones publicadas por la prensa turca en su momento, un equipo de sicarios llegados desde Riad torturó al periodista disidente de 59 años, lo mató asfixiándolo con una bolsa de plástico y acto seguido descuartizó el cadáver para hacerlo desaparecer, si bien no se ha aclarado de qué manera pues hasta ahora no han sido hallados sus restos. EFE

Comments

Comments are closed.