Siguen generándose reacciones desde la capital venezolana por el informe publicado la semana pasada por la Misión Independiente de Verificación de Hechos de la ONU, o FFM por su siglas en inglés, donde señala que las fuerzas de seguridad venezolanas y grupos aliados han cometido violaciones de los derechos humanos que constituyen crímenes de lesa humanidad.

Este lunes 21 de septiembre, los 37 partidos de la oposición venezolana que firmaron el Pacto Unitario de cara a las elecciones parlamentarias, expresaron su respaldo al informe y condenaron la respuesta del gobierno en disputa.

El diputado Freddy Guevara aseguró que se trataba de “antes y después” en la lucha de las víctimas, a quienes reconoció por su testimonio para el reporte.

“No es fácil para un perseguido, no es fácil para un familiar, relatar lo que está allí (…) Imaginemos la valentía que tienen que tener todas estas víctimas para haber dado ese paso”, apuntó el parlamentario.

El legislador criticó la respuesta del gobierno en disputa y aseguró que “atentó contra la moral de las víctimas y de los defensores de DD.HH”. “Ni una sola de las críticas o intentos de deslegitimación que quieran hacer contra los miembros del informe de verificación puede tener sentido”, comentó.

Por su parte, el diputado Williams Dávila explicó que para el informe los expertos usaron una “arquitectura forense digital”, por lo que tiene lo que se conoce como valor probatorio que podría usar la fiscal de la Corte Penal Internacional.

“Yo sí pienso que deben ampliarse las sanciones (…) Esas son sanciones dirigidas a las personas que han violado los derechos humanos y que han cometido graves delitos de lesa humanidad”, indicó el diputado.

Este fin de semana, el fiscal general designado por la oficialista Asamblea Nacional Constituyente, Tarek William Saab, y el canciller Jorge Arreaza, realizaron una rueda de prensa en conjunto, donde se calificó el informe como “piratería jurídica”.

Arreaza cuestionó que los expertos no hayan venido al país para la realización del informe y aseguró que “desprestigia” a las Naciones Unidas. “Un informe de 444 páginas sin hablar con las autoridades venezolanas, eso es irresponsable, es un fraude”, apuntó.

El fiscal, además, resaltó que en los años que lleva en el cargo han imputado a 565 funcionarios de seguridad del Estado señalados como presuntos responsables de vulneración a los DD.HH. Igualmente resaltó el trabajo en conjunto con la oficina de la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet.

Este mismo lunes, el presidente del Tribunal Supremo de Justicia, Maikel Moreno, leyó un comunicado en el que expresan su “más contundente rechazo” al informe de la ONU, que apuntó estaría “impulsado” por el Grupo de Lima.

El texto leído por Moreno asegura que le informe se llevó a cabo de manera “unilateral y parcializada”. Aseguró que Venezuela “es un Estado garante de la paz y la progresividad de los derechos humanos”.

Miguel Pizarro, comisionado para las Naciones Unidas del gobierno interino de Venezuela, no fue ajeno a las críticas del gobierno en disputa de Maduro y aseguró que demostraban un “desconocimiento importante sobre las normas mínimas del sistema universal de derechos humanos”, además de “desestimar el desagravio de los afectados por las violaciones”.

“Que la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), la Comisión Interamericana, el ACNUDH y ahora la FFM coincidan en que en Venezuela se han cometido violaciones graves contra los derechos humanos no es parte de un entramado conspirativo internacional, sino producto de la verificación objetiva e independiente que cada uno de sus órganos hizo considerando hechos diferentes que han acaecido en la República”, apuntó Pizarro en un comunicado.

VOA.

Comments

Comments are closed.