El Tribunal Especial Primero de Primera Instancia en Funciones de Control de Venezuela ha dictado este miércoles prisión preventiva para el supuesto espía estadounidense capturado en el estado de Falcón, acusado de estar implicado en planes para el sabotaje de la industria petrolera y la red eléctrica del país caribeño, víctimas de la desinversión y la desidia.

Junto al supuesto espía, identificado como Matthew John Heath, también se ha establecido prisión preventiva para otras siete personas, entre las que se encuentran Darwin Urdaneta y Marco Garcés, también detenidos en Falcón por supuesta complicidad con Heath.

En concreto, según un comunicado difundido por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) madurista a través de la red social Facebook, estas personas habrían participado en “labores logísticas” para trasladar por vía terrestre al estadounidense desde la zona fronteriza de Paraguachón, en Zulia, hasta la ciudad de Punto Fijo, en Falcón. Se les acusa de la presunta comisión de los delitos de terrorismo, traición a la patria y tráfico de armas y municiones.

El supuesto espía, señalado de ser militar, desempeñaría sus acciones “con apoyo de militares y civiles”, dijo el lunes el fiscal general designado por la madurista Asamblea Nacional Constituyente (ANC, de reconocimiento limitado), Tarek William Saab. Se trataría de “una nueva acción de agresión contra Venezuela con participación estadounidense”, añadió.

El pasado viernes el Ministerio Público fue notificado sobre la supuesta planificación de actividades de espionaje y sabotaje por parte de agentes estadounidenses y colaboradores venezolanos.

Estos ciudadanos tendrían previsto facilitar la entrada de agentes estadounidenses a territorio venezolano a través de Colombia para obtener información estratégica de la refinería de Amuay. El fin último sería “promover actividades para perjudicar el Servicio Eléctrico Nacional y la industria petrolera”.

También se planificaría desde el suelo venezolano el tráfico ilícito de drogas desde Colombia hacia Aruba, según el funcionario madurista.

El ciudadano estadounidense no tendría pasaporte con sello de entrada en Venezuela y solo llevaría una fotocopia del mismo escondida dentro de su zapato. Heath sería quien portaría un teléfono por satélite, que se habría negado a desbloquear.

Además, supuestamente tenía en su posesión fotografías de instalaciones petroleras y militares de Zulia y Falcón y una moneda que lo vincularía con la Agencia Central de Inteligencia estadounidense, la CIA.

Con información de agencias.

Comments

Comments are closed.