Las fuerzas leales al régimen autocrático de Bashar al Assad han seguido cometiendo este año crímenes contra la Humanidad en el marco de la guerra, según un nuevo informe de investigadores de la ONU que concluye no obstante que todos los actores implicados en este conflicto, iniciado en 2011, han cometido abusos de los Derechos Humanos.

La Comisión de Investigación ha detectado patrones de abuso que, en el caso de las fuerzas del régimen, incluyen desapariciones, asesinatos, tortura, abusos sexuales y retención ilegal.

Al Ejército Nacional Sirio, una alianza rebelde respaldada por Turquía, los expertos internacionales le culpan de crímenes de guerra, entre ellos la utilización de la violación como forma de intimidación frente a la población kurda. En este sentido, han citado un caso en el que los milicianos obligaron a detenidos a mirar la violación en grupo de una menor.

Los expertos, que denuncian también presiones sobre la población yazidí, han advertido de que los oficiales de las Fuerzas Armadas turcas podrían ser señalados como responsables de los crímenes cometidos por rebeldes bajo mando de Turquía.

El jefe de la comisión, Paulo Pinheiro, ha denunciado en rueda de prensa que han aparecido “nuevas formas” de violación de los Derechos Humanos, entre ellas asesinatos selectivos, saqueos, incautaciones de propiedad. “Están aumentando en cifras y conllevan un trasfondo sectario”, ha explicado.

Con información de agencias.

Comments

Comments are closed.