La NASA ha certificado que la nave espacial Artemisa I está en condiciones de volar, lista para aventurarse a la vecindad lunar y regresar a casa tras un aterrizaje y su posterior recuperación.

Es la consecuencia de que el Programa Orión de la agencia espacial estadounidense haya completado la Revisión de Aceptación del Sistema y la Revisión de Certificación de Diseño para Artemisa 1. La fecha prevista aproximada para esta misión es junio de 2021.

La revisión examinó cada sistema de la nave espacial, todos los datos de la prueba, informes de inspección y análisis que respaldan la verificación, para garantizar que cada aspecto de la nave espacial tenga la madurez técnica adecuada.

En efecto, la revisión da el sello de aprobación a todo el esfuerzo de desarrollo de la nave espacial y es el último hito formal que se debe superar antes de la integración con el cohete SLS.

Además del diseño de la nave espacial, la revisión certificó todos los análisis de confiabilidad y seguridad, la calidad de producción y los sistemas de gestión de la configuración y los manuales de operaciones.

Los programas Orión, SLS y Exploration Ground Systems son elementos fundamentales del programa Artemisa, comenzando con Artemisa I, el primer vuelo de prueba integrado de Orión y SLS el próximo año. Artemisa II seguirá como la primera misión humana, llevando a los astronautas al espacio más lejos que nunca.

PRUEBA DE MOTORES PARA FUTURAS MISIONES

Por otro lado, mientras la NASA comienza a ensamblar los propulsores para el cohete Space Launch System (SLS) que impulsará la primera misión Artemis a la Luna, los equipos en Utah están evaluando materiales y procesos para mejorar los propulsores de cohetes para su uso en misiones posteriores a Artemis III, informa la NASA.

La NASA completó una prueba de refuerzo a gran escala para el cohete Space Launch System de la NASA en Promontory, Utah, el 2 de septiembre. La NASA y Northrop Grumman, el contratista principal de refuerzo de SLS, utilizarán los datos de la prueba para evaluar el rendimiento del motor utilizando nuevos materiales potenciales y procesos que se pueden incorporar en futuros impulsores. La NASA tiene un contrato con Northrop Grumman para construir propulsores para futuros vuelos de cohetes.

Durante un poco más de dos minutos, la misma cantidad de tiempo que los propulsores impulsan el cohete SLS durante el despegue y el vuelo para cada misión Artemisa, el propulsor de apoyo de vuelo de cinco segmentos se dispara en el desierto de Utah, produciendo más de 3 millones de libras de empuje.

Con información de agencias.

Comments

Comments are closed.