Estados Unidos confiscó por primera vez cuatro embarcaciones cargadas con combustible iraní que se dirigían a Venezuela en violación de las sanciones, dijeron funcionarios estadounidenses citados por Wall Street Journal, en momentos en que el país norteamericano intensifica su campaña de máxima presión contra Teherán y el madurismo.

El mes pasado, fiscales federales de Estados Unidos presentaron una demanda para incautar los cuatro tanqueros cargados con gasolina que Irán enviaba hacia Venezuela, una de las más recientes jugadas en el esfuerzo de la Administración Trump para sofocar los flujos de bienes y dinero que están ayudando a mantener a dos de sus principales regímenes enemigos en el poder.

El Gobierno estadunidense estima que las incautaciones disuadirán a las compañías navieras de tratar con el régimen iraní y el madurismo, ya que los propietarios de petroleros, corredores, aseguradoras y otras empresas verán el riesgo como demasiado costoso, dijeron altos funcionarios estadounidenses al diario. Irán y Venezuela dependerán entonces cada vez más del sector privado o de los mercados ilegales para transportar el petróleo y los productos energéticos vitales para las economías debilitadas de ambas naciones, ya que las campañas de presión de Washington han paralizado la capacidad de las flotas estatales para enviar suministros.

Las cuatro embarcaciones, Luna, Pandi, Bering y Bella, fueron capturadas en el mar en los últimos días y ahora se encuentran en ruta a Houston, dijeron las autoridades. Se espera que altos funcionarios de la Administración organicen el atraque en un evento programado, dijeron los funcionarios. Un portavoz del Departamento de Justicia declinó hacer comentarios.

Un funcionario dijo que las embarcaciones habían sido tomadas sin el uso de la fuerza militar, pero no proporcionó ningún detalle. El año pasado, Estados Unidos intentó sin éxito utilizar acuerdos de cooperación judicial para tomar el control de un buque petrolero iraní que había sido detenido en el territorio británico de Gibraltar.

El Bering y el Bella navegaban frente a Cabo Verde cuando se presentó la denuncia de decomiso en julio, dijeron anteriormente funcionarios estadounidenses. El Luna y el Pandi enviaron por última vez una señal de radio desde aguas de Omán hace un mes, según la base de datos de envío FleetMon.

Los cuatro buques eran originalmente parte de una flotilla de nueve petroleros, incluidos cinco buques iraníes, que fueron escoltados por un barco de inteligencia naval iraní, según funcionarios estadounidenses. Los cuatro barcos de propiedad privada comenzaron a despegarse de la flotilla después de que las autoridades estadounidenses se comunicaran con los propietarios de los barcos, dijeron esos funcionarios.

Comments

Comments are closed.