Un policía murió este sábado en un céntrico hotel en un enfrentamiento con manifestantes y al menos 172 personas han sufrido heridas de diversa consideración en una jornada violenta de protestas en Beirut.

Las Fuerzas de Seguridad indicaron en Twitter que “un miembro del Ministerio del Interior murió en el proceso de mantener la seguridad mientras asistía a detenidos dentro del hotel Le Gray, después de ser atacado por varios alborotadores asesinos, lo que llevó a que cayera y muriera”.

El hotel Le Gray quedó en el medio de las protestas y un grupo de manifestantes prendieron un fuego a sus puertas lo que llevó a momentos de angustia en su interior.

Ese fue uno de los puntos de conflicto en una jornada con enfrentamientos en diversas partes del centro de Beirut que, según la Cruz Roja libanesa, llevaron a 55 personas a ser trasladadas a hospitales y a 117 a ser atendidas sobre el terreno de heridas de diversa consideración.

La manifestación convocada este sábado bajo el nombre de “Día del Juicio” contra el Gobierno y la clase política atrajo a la céntrica Plaza de los Mártires a miles de personas indignadas por la explosión del martes en el puerto de Beirut, que ha dejado hasta ahora 158 muertos y 6.000 de heridos.

Algunos puntos de la concentración se convirtieron pronto en un punto de enfrentamiento cuando grupos de manifestantes intentaron superar por la fuerza las barreras que protegían en el cercano Parlamento para irrumpir en él.

El amplio contingente de antidisturbios desplegado frente al Legislativo respondió a la acción lanzando bombas de gases lacrimógenos a los manifestantes, que a su vez arrojaron piedras a los uniformados.

Televisiones locales han mostrado imágenes de un grupo de manifestantes tomando el Ministerio de Exteriores libanés, cuyo edificio fue duramente golpeado por la explosión del pasado martes.

Desde allí, los manifestantes han leído proclamas y han llamado al cambio del régimen, al que acusan de la situación que vive el país.

La detonación del pasado martes ha encendido de nuevo la indignación de la población libanesa, que en octubre pasado salió a las calles para protestar contra la clase dirigente del país.

El Líbano atraviesa una gravísima crisis económica y política que incluso el día antes de la explosión había llevado al anterior ministro de Exteriores Nassif Hitti a dimitir afirmando que el país se dirigía a ser un Estado fallido.

Primer ministro libanés propone comicios anticipados

El primer ministro del Líbano, Hasan Diab, consideró hoy que la forma de salir de esta crisis es a través de unas elecciones anticipadas y afirmó que está dispuesto a liderar un gabinete durante dos meses para llegar a los comicios.

“Llamo a los partidos a que acuerden el siguiente paso (…) Propondré el lunes en (la reunión de) el gabinete llamar a elecciones anticipadas“, dijo en un discurso a la nación Diab, quien asumió el Gobierno en diciembre pasado, tras la dimisión de Saad Hariri en medio de las protestas que comenzaron en octubre contra los dirigentes y el sistema sectario en el Líbano.

Diab aseguró que está dispuesto a “tomar la responsabilidad durante dos meses, siempre que se emprendan reformas estructurales para salvar al país”.

Estamos en estado de emergencia con respecto al destino y futuro del país”, indicó. EFE

Comments

Comments are closed.