El exministro de Estado saudí y responsable de Inteligencia Saad Al Yabri presentó este jueves en Washington una demanda contra el príncipe heredero del reino, Mohamed bin Salmán, al que acusa de haber enviado un “escuadrón” a Canadá para asesinarlo.

La denuncia fue presentada ante una corte del Distrito de Columbia (EE.UU.), donde se localiza Washington, por el presunto papel de Bin Salmán y de otros responsables saudíes en el intento de asesinato de Al Yabri.

Según el escrito judicial, el príncipe heredero ordenó el despliegue de agentes saudíes en Norteamérica para averiguar el paradero de Al Yabri, que finalmente fue encontrado en Canadá, y envió a un grupo de 50 personas para matarlo, bautizado como el Escuadrón del Tigre, dos semanas después del asesinato del periodista saudí Jamal Khashoggi, en octubre de 2018, en Estambul.

Medios de comunicación estadounidenses señalaron que miembros de dicho escuadrón presuntamente tomaron parte también en la muerte de Khashoggi.

La acusación afirma que en ese grupo de supuestos asesinos había médicos forenses especializados en limpiar las huellas de crímenes, que llevaban consigo herramientas para esta labor.

De acuerdo con el escrito judicial, el intento de asesinato fue desactivado por la guardia fronteriza de Canadá, que sospechó del comportamiento del grupo en un puesto de control de un aeropuerto.

“Pocos lugares guardan información más delicada, humillante y condenatoria sobre el acusado Bin Salmán que la mente y la memoria del Dr. Saad, excepto quizás las grabaciones que el Dr. Saad hizo como anticipo de su (intento de) asesinato“, dice el documento.

“Es por eso que el acusado Bin Salmán, lo quiere muerto -agrega-, y por lo que el acusado Bin Salmán ha trabajado para lograr su objetivo en los últimos tres años”.

Denuncia que todavía lo quieren matar

La demanda sostiene que los esfuerzos del príncipe heredero saudí para asesinar a Al Yabri han continuado hasta el día de hoy, y que han incluido el envío de agentes por tierra a Canadá desde EE.UU.

Asimismo, alega que Bin Salmán ha intentado tentar a Al Yabri para que se trasladara a otros lugares para asesinarlo, como Arabia Saudí, y que ha tratado de arrestarlo acusándolo de corrupción.

De hecho, según el diario The New York Times, Riad pidió en 2017 a la Interpol que detuviera a Al Yabri y lo extraditara por cargos de corrupción, lo que fue rechazado por la policía internacional al considerar que la solicitud tenía una motivación política.

El periódico recordó que Al Yabri trabajó durante años como asistente del expríncipe heredero saudí Mohamed bin Nayef, que estuvo al frente Ministerio de Interior saudí, encargado de la seguridad nacional y de la lucha antiterrorista.

Ese trabajó le permitió a Al Yabrí establecer una relación con funcionarios de Inteligencia estadounidenses y de otros países.

En 2015, Al Yabri fue despedido con un decreto real, dos años antes de que Bin Nayef fuera destituido como príncipe heredero por su tío, el rey Salman bin Abdulaziz, quien nombró en su lugar a su hijo, Mohamed.

Al Yabri abandonó Arabia Saudí dos años más tarde. Dos de sus hijos permanecen en el reino y su familia teme por sus vidas.

EFE

Comments

Comments are closed.