Un decreto que regula la compra de alimentos por terminal de número de cédula y que ante el incremento de casos de COVID-19 está vigente desde el miércoles en el estado Miranda, administrativamente considerado aledaño a Caracas, generó inquietud por parte de diversos sectores que insisten en que el 90 por ciento de los ciudadanos viven del “día a día” y no están en capacidad de adquirir alimentos en un momento en específico..

La medida, que ha sido implementada otras veces en algunos lugares para poner freno a la escasez de alimentos, esta vez espera evitar la aglomeración de personas en los supermercados para frenar la pandemia, según las autoridades del gobierno en disputa.

Consultado por la Voz de América, Felipe Capozzolo, presidente de la organización empresarial Consejo Nacional del Comercio y los Servicios (Consecomercio), expresó que no duda de la buena intención de las autoridades al tomar la medida, sin embargo, considera que el efecto será contraproducente.

“Si ahora tú estás limitado por un número de cédula, júralo que ese día tú vas a tener ahí a todos los que tienen ese número de cédula y el impacto en la familia es que ya el comprador no solamente va a ser el que salía y se exponía sino que ahora vas a tener más potenciales compradores porque si tú fuiste y te falto algo, ya mañana no puedes ir, tendrá que ir tú esposa, tú hijo, la suegra, etcétera”, explica Capozzolo.

A juicio de la parlamentaria Dignora Hernández, miembro de la Comisión de Familia de la Asamblea Nacional, se trata de una medida de carácter “totalitario” que forma parte del “mecanismo de control social” del gobierno en disputa e insiste en que la crisis de Venezuela no se resuelve por terminal de cédula y “mucho menos restringiendo el acceso a los alimentos”.

“Yo me pregunto, a ustedes los enchufados cuándo les toca comer, porque la población venezolana vive del día a día. Yo no sé si a estás alturas sabrán lo que significa eso, pero se lo voy a decir, significa que todos los días (la gente) sale a las calles con el poco dinero que tiene para ver que le alcanza para poder comer”, dijo Hernández.

Venezolanos consultados por la Voz de América, como José, consideran que la medida es negativa porque limita a los ciudadanos y cree que se trata de un ensayo para extenderlo a todo el país: “Eso es un retroceso, más bien. Si te vas a contagiar de COVID-19, te contagias en cualquier momento y en cualquier lugar, no tiene sentido hacerlo”, manifestó.

“Si la persona no puede ese día porque se enfermó o porque no tiene la plata ¿cómo hace? Tiene que esperar otra semana más, o esperar tres o cuatro días si no tienes nada en tú casa, entonces me parece que es algo que lo tomaron de manera muy improvisada, no estoy de acuerdo”, resaltó Wilfredo, otro ciudadano consultado por la VOA.

A través de su cuenta en Twitter, el gobernador chavista del estado Miranda, Héctor Rodríguez, dijo que la medida busca “cortar las cadenas de transmisión del virus y proteger la salud de las familias”.

Hasta el martes, 16.571 personas habían contraído el VOVID-19 en Venezuela. El gobierno disputa sostiene que 7 de cada 10 contagiados son asintomáticos y mantiene la cuarentena que comenzó el pasado 16 de marzo. El gobierno encargado que lidera Juan Guaidó ha puesto en entredicho los datos del gobierno en disputa indicando que existe un subregistro.

VOA

Comments

Comments are closed.