El Gobierno de Estados Unidos ha anunciado este miércoles sanciones contra catorce personas y entidades de Siria, incluido uno de los hijos del dictador, Bashar al Assad, en el marco de la ‘Ley César’, que entró en vigor en junio con una primera batería de medidas punitivas.

El secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, ha detallado que entre los sancionados figura Hafez al Assad, hijo del dictador, y Zuhair Taufiq al Assad, familiar del gobernante y jefe de la Primera División del Ejército de siria.

“El Ejército del régimen de Al Assad se ha convertido en un símbolo de brutalidad, represión y corrupción. Han matado a cientos de miles de civiles, detenido y torturado a manifestantes pacíficos y destruido escuelas, hospitales y mercados sin tener en cuenta la vida humana”, ha criticado.

Así, ha destacado en un comunicado que las sanciones han recibido el nombre de Hama y Maarat al Numan, en memoria de dos ofensivas ejecutadas en julio de 2011 y 2019, respectivamente, que se saldaron con decenas de víctimas civiles.

“Hace nueve años, las tropas de Al Assad llevaron a cabo un cerco brutal a la ciudad de Hama, matando a muchos manifestantes pacíficos, en una muestra de lo que estaba por venir. Hace un año, el régimen de Al Assad y sus aliados bombardearon un mercado en Maarat al Numan, matando a 42 sirios inocentes”, ha recordado.

Pompeo ha manifestado que Estados Unidos “seguirá haciendo que Al Assad y su régimen rindan cuentas por sus atrocidades, mientras se mantiene vida la memoria de sus víctimas”, antes de agregar que “ha llegado el momento de que la innecesaria y brutal guerra de Al Assad llegue a su fin”.

“Esto es, ante todo, lo que nuestra campaña de sanciones busca. Una solución política, bajo la resolución 2254 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, es el único camino creíble hacia la paz que el pueblo sirio merece“, ha argüido.

En este sentido, ha reiterado que “la ‘Ley César’ y otras sanciones de Estados Unidos contra Siria no tiene como objetivo causar daño al pueblo sirio ni afectan a la ayuda humanitaria ni socavan las actividades de estabilización en el noreste de Siria”.

Continuaremos nuestra ayuda humanitaria a través de los socios internacionales y sirios, incluso en áreas bajo control del régimen de Al Assad”, ha dicho, al tiempo que ha apuntado que “Estados Unidos ha contribuido con más de 1.300 millones de dólares (unos 1.105 millones de euros) en ayuda humanitaria desde el inicio del conflicto y seguirá haciéndolo”.

“DEBE HABER RENDICIÓN DE CUENTAS”

Por último, Pompeo ha indicado que “debe haber rendición de cuentas y justicia para las víctimas de Hama, Maarat al Numan y otros crímenes de guerra y contra la Humanidad del régimen de Al Assad”.

“El régimen de Al Assad y los que le apoyan tienen una opción sencilla: dar pasos irreversibles hacia una solución política duradera y poner fin al conflicto, como pide la resolución 2254, o hacer frente a nuevas tandas de sanciones incapacitantes”, ha remachado.

Las sanciones son las segundas aplicadas por Washington en el marco de la ‘Ley César’, tras una primera batería en junio que afectó, entre otros, al presidente y a su esposa, Asma al Assad, en el marco de “una nueva campaña sostenida de presión política y económica” para privar al régimen de los ingresos y el apoyo que le permiten “mantener la guerra y cometer atrocidades masivas contra los sirios“.

La ‘Ley César’, que obtuvo en diciembre apoyo de los dos partidos estadounidenses en el Congreso, contempla sanciones para militares y otros responsables de atrocidades durante la guerra y a los que hayan prestado apoyo “a los esfuerzos militares del régimen de Al Assad”, además de apoyar a aquellos organismos que recaben pruebas sobre crímenes de guerra.

Asimismo, expande el anterior régimen de sanciones, al contener una cláusula contra instituciones gubernamentales e individuos que hagan negocios con Damasco, lo que podría afectar a los esfuerzos de reconstrucción que intenta llevar a cabo el Gobierno sirio.

La ley recibió el nombre por un desertor del Ejército sirio conocido por el alias de ‘César’, que tomó más de 55.000 imágenes tanto en la prisión como en los hospitales militares y que muestran unos 11.000 cuerpos desnutridos con signos de violencia, como golpes o estrangulación y otras formas de torturas.

Con información de agencias.

Comments

Comments are closed.