El proyecto de computación distribuida Folding@home ha ampliado su soporte a la arquitectura ARM64, con lo que millones de usuarios de Android de todo el mundo pueden aportar la potencia que no utilizan en sus dispositivos móviles para contribuir a la investigación de una vacuna para la Covid-19.

La arquitectura ARM64 está detrás de los procesadores Snapdragon de Qualcomm y Exynos de Samsung, lo que permitirá que miles de millones de ‘smartphones’ Android de todo el mundo puedan unirse al proyecto, pero también a los equipos construidos con las placas Raspberry Pi y servidores basados en ARM.

La empresa Neocortix ha participado en la provisión del soporte, que también se ha habilitado para el proyecto Rosetta@home, como explica en una publicación en su web oficial.

Folding@home es un proyecto de computación distribuida diseñado para realizar combinaciones proteicas para avanzar en la investigación de una serie de enfermedades. Para ello, emplea la potencia que no se utiliza de equipos como ordenadores personales, y ahora también de teléfonos móviles, de voluntarios de todo el mundo.

Este proyecto cuenta con una línea de investigación dedicada a la covid-19, la enfermedad que causa el nuevo coronavirus.

Con información de agencias.

Comments

Comments are closed.