El Gobierno de Estados Unidos ha duplicado este miércoles la recompensa ofrecida por información sobre la ubicación del nuevo líder del grupo terrorista Dáesh (autodenominado Estado Islámico), Abú Ibrahim al Hashimi, elevándola hasta los diez millones de dólares.

Al Hashimi, cuya identidad real es Mohamed Abdulrahman al Mauli al Salbi, según el Departamento de Estado, fue nombrado líder del Dáesh tras la muerte de Abú Bakr al Baghdadi en una operación estadounidense en octubre de 2019 en la provincia siria de Idlib (noroeste).

Washington incluyó en marzo a Al Hashimi en su lista de terroristas internacionales, mientras que el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas le añadió a su lista de sanciones en mayo.

El líder del Dáesh, conocido también como ‘Hayi Abdalá’ y ‘Abú Umar al Turkmani’, nació en Mosul en 1976 en el seno de una familia turcomana y fue un erudito religioso en Al Qaeda en Irak (AQI), de la que surgió posteriormente Estado Islámico.

“Experimentado comandante”

Así, ha manifestado que “ascendió rápidamente entre las filas de Estado Islámico” y que “ayudó en el secuestro, asesinato y tráfico de miembros de la minoría religiosa yazidí en el noroeste de Irak mientras supervisaba las operaciones internacionales” del grupo yihadista.

Al Salbi es uno de los fundadores del grupo yihadista y un veterano en combate, además de uno de los ideólogos más influyentes en el seno del grupo, lo que implica que es uno de los pocos integrantes no árabes de la cúpula de Estado Islámico.

En el mensaje en el que confirmó a Al Hashimi como nuevo líder del grupo y nuevo califa tras la muerte de Abú Bakr al Baghdadi, el portavoz del Dáesh, Abú Hamza al Qurashi, incidió en su autoridad y dijo que se trata de un erudito religioso y un “experimentado comandante”, sin más detalles.

Al Salbi ascendió entre las filas del Dáesh gracias a su historial como erudito islámico, dado que cuenta con un título en Sharia emitido por la Universidad de Mosul, y emitió ‘fatuas’ que autorizaron el genocidio contra los yazidíes.

El yihadista fue detenido en 2004 por las fuerzas estadounidenses y encarcelado en Camp Bucca junto a Al Baghdadi, donde ambos hombres se conocieron.

De hecho, su nombre surgió como posible reemplazo de Al Bagdadi durante el mes de agosto de 2019 en medio de los rumores sobre su salud, si bien la confirmación llegó tras la muerte del hasta entonces líder del grupo yihadista.

Con información de agencias.

Comments

Comments are closed.