La Agencia aeroespacial estadounidense (NASA) otorgó este jueves un contrato de 199,5 millones de dólares a la empresa Astrobotic para enviar al robot explorador Rover, también conocido como VIPER, al polo sur de la superficie lunar a finales de 2023.

El VIPER viajará hasta puntos de la Luna nunca antes explorados en busca de agua, recolectando datos sobre la localización y la concentración de hielo de este cuerpo celeste que servirán posteriormente para que el ser humano pueda establecerse a largo plazo en este lugar.

“El rover VIPER y esta alianza comercial con la que se conseguirá enviarlo a la Luna son claros ejemplos de cómo la comunidad científica y la industria estadounidense están convirtiendo la visión de la exploración lunar de la NASA en una realidad“, dijo en un comunicado el administrador de la NASA, Jim Bridenstine.

Este contrato forma parte del programa Artemis con el que la NASA planea enviar a la primera mujer a la Luna en 2024 a través de empresas privadas que se encargan de operar los lanzamientos y los viajes espaciales.

Bridenstine remarcó que gracias a los socios comerciales de la NASA se está “transformando el panorama de la exploración espacial”, una visión que ya se ha hecho realidad después de que a finales de mayo la compañía aeronáutica SpaceX enviara a los dos primeros astronautas a la Estación Espacial Internacional.

Con miras a un asentamiento permanente

El VIPER pasará unos 100 días en la superficie lunar, durante los cuales recorrerá el polo sur y tomará muestras que servirán para determinar la evolución histórica del que es el único astro celeste que orbita la Tierra.

Gracias a misiones pasadas se sabe de la existencia de agua congelada en los polos lunares, pero para poder usarla de cara a crear un establecimiento permanente en la Luna en 2028 se necesita más información de la zona y de su composición.

Por eso, el VIPER se adentrará en cráteres que nunca han recibido la luz solar y que son algunos de los puntos más fríos de nuestros sistema solar donde el hielo ha aguanto miles de millones de años.

Astrobotic, cuyas oficinas centrales se encuentran en Pittsburgh (Pensilvania), fue fundada en 2007 por William Whittaker, está especializada en el desarrollo de robótica espacial y ya ha desarrollado más de una treintena de proyectos en colaboración con la NASA.

El director ejecutivo de la empresa, John Thornton, señaló que es un “honor y una responsabilidad” haber sido elegido para una misión de “tanta importancia nacional”, ya que gracias a este contrato “se abre una nueva era en la Luna”.

El VIPER llegará a la Luna gracias al módulo de aterrizaje Griffin, con el que pueden enviar cargas de más de 500 kilogramos a la superficie lunar.

EFE

Comments

Comments are closed.