Después del primer viaje espacial con humanos operado por una compañía privada a la Estación Espacial Internacional (EEI) desde Estados Unidos, la compañía aeroespacial SpaceX envió la octava tanda de satélites de su proyecto Starlink con el que busca proporcionar internet de alta velocidad a nivel global.

La empresa había pospuesto el envío desde Cabo Cañaveral (Florida) debido a la misión Demo-2 con la que el pasado 30 de mayo consiguieron enviar de nuevo a astronautas desde suelo estadounidense nueve años después de la cancelación del programa de lanzaderas espaciales de la NASA.

El cohete reutilizable Falcon 9 despegó este miércoles a las 21:25 hora local (01:25 GTM del jueves) y quince minutos después desplegó los satélites que usaron sus propulsores para colocarse en la órbita correcta a unos 550 kilómetros de altura.

La gran novedad de los nuevos sesenta satélites enviados al espacio es que una de las unidades contará con un visor para bloquear el reflejo de la luz solar que emiten a la Tierra cuando está golpea las partes brillantes de la nave.

Si el nuevo diseño funciona como esperan, prevén que en el futuro todos sean como este para así atender las reclamaciones de investigadores y astrónomos que se han quejado de que satélites tan brillantes pueden dificultar su trabajo.

Por eso, SpaceX intentará también que los satélites sean invisibles al ojo humano cambiando la forma en la que vuelan en su órbita operacional cambiando su ángulo para evitar esa reflectividad.

Diez minutos después del lanzamiento el cohete aterrizó de forma segura en una plataforma posicionada en el océano Atlántico para ser reutilizado próximamente, lo que supondría la quinta recuperación de este cohete.

Acceso a Internet a bajo costo

La futura red de satélites crearía un acceso a internet económico y de alta velocidad, especialmente enfocado para las personas que se encuentren en lugares muy remotos o con servicio insuficiente para acceder a la red.

Este supone el octavo envío de satélites desde que comenzó el proyecto Starlink en mayo de 2019 y entra dentro de las grandes iniciativas que tiene la empresa del fundador de SpaceX, Elon Musk, de cara a revolucionar el mundo a través de la tecnología espacial.

El empresario, que fundó la compañía en 2002, tiene la vista puesta en financiar la llegada del hombre a Marte para así estar más cerca de su objetivo final: conseguir que las personas puedan vivir en otros planetas.

Un objetivo que cada parece más cerca después de la llegada de los astronautas Douglas Hurley y Robert Behnken a la EEI como parte del vuelo de prueba con el que certificarán la capacidad de realizar vuelos espaciales de SpaceX.

La NASA quiere usar este modelo del programa de vuelos comerciales para alcanzar de nuevo la Luna y volver a poner el pie sobre su superficie, así como llegar en un futuro a Marte.

EFE

Comments

Comments are closed.