El exministro de Petróleo, Rafael Ramírez, señaló que “es enemigo” de Nicolás Maduro y aseveró que éste “ha destrozado y acabado con la obra del presidente Hugo Chávez“.

Asimismo, indicó en una entrevista en el programa “Impacto Profundo” que el Gobierno madurista “es violento y para nada democrático. Somos enemigos y el me considera su enemigo personal. Él ha hecho contra mí una persecución que me tiene exiliado de mi país”.

Sostuvo que en los 7 años de gestión de Maduro, PDVSA “está parada, técnicamente está muy mal (…) Todas las refinerías están paradas. Maduro quería el control de PDVSA después de mi salida y comenzó una persecución en contra mía y a más de 100 gerentes”.

“Convirtió a PDVSA en parcelas de poder. Desde que entraron dos señores (a la vicepresidencia de Finanzas de la estaltal petrolera), Erick Malpica Flores y Simón Zerpa, Maduro se puso a desviar los recursos operacionales de la industria petrolera“, sumó.

Comentó que “Maduro ha convertido a PDVSA en su cajita y no tiene idea de la industria petrolera. No se debe privatizar PDVSA y no se debe entregar el petróleo“.

Manifestó su voluntad de regresar a Venezuela y “recuperar a PDVSA”: “En 10% de operatividad están las refinerías. Ellos han querido crear las condiciones para vender las refinerías y privatizar el sector”, resaltó.

Denunció que el Gobierno de Maduro “se está lucrando” con el tema de la gasolina y fustigó que vendan el combustible a 0.50 centavos de dólar por divisa, cuando el salario mínimo del venezolano es de USD 2.

Comments

Comments are closed.