El Gobierno de Nicolás Maduro rechazó este jueves las últimas sanciones dictadas por Estados Unidos contra Cuba, afirmando que son un intento de la Administración de Donald Trump para “distraer la atención” de sus problemas internos, en alusión a las protestas raciales y el horizonte electoral.

“El Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela rechaza enérgicamente la nueva agresión del Gobierno supremacista de Donald Trump contra la República de Cuba, al incluir siete nuevas entidades en la Lista de Entidades Cubanas Restringidas”, ha dicho el Ministerio de Exteriores en un comunicado.

El departamento que dirige Jorge Arreaza ha considerado que con ello Estados Unidos demuestra “una vez más que su obsesión anacrónica no tiene límites”, al tiempo que ha lamentado que “el Derecho Internacional es pisoteado con cada acción desestabilizadora” de la Casa Blanca.

Señaló que el verdadero objetivo de Washington es “distraer la atención de la opinión pública al criminalizar la actividad económica entre países soberanos como Cuba y Venezuela”, “en medio de la crisis humanitaria de la COVID-19 y de revueltas a lo largo de todo su territorio nacional” por la muerte del afroamericano George Floyd.

“Su ilegal e injustificable proceder no es más que una estrategia de campaña de un Gobierno decadente cuya reelección cada día está más amenazada por el amplio rechazo popular”, ante lo cual “Washington instrumentaliza su política exterior para ganar adeptos vinculados a la ultraderecha latinoamericana en el estado de Florida”, agregó.

Frente a todo ello, el Gobierno de Nicolás Maduro se ha mostrado seguro de que “estas agresiones económicas ilegales no detendrán el progreso, ni afectan la soberanía del hermano pueblo cubano, que una y otra vez le ha propinado derrotas al imperialismo en todos los terrenos”.

“Venezuela ratifica que, en la medida en que aumenten las agresiones del anacrónico monroísmo estadounidense contra los pueblos libres de nuestra América, aumentará la cooperación solidaria y se consolidará su independencia y desarrollo”, ha avisado.

Estados Unidos incluyó el miércoles en esta ‘lista negra’ a otras siete subentidades cubanas, la mayoría en manos del aparato militar, por beneficiar “desproporcionadamente a la dictadura de (Raúl) Castro”.

La Casa Blanca también ha dictado en el pasado sanciones contra Cuba por sus negocios con Venezuela, sobre todo en la industria petrolera, una de las principales fuentes de ingresos de este último país.

Con información de agencias

Comments

Comments are closed.