Kevin Bruce Zeese, Margaret Ann Flowers, Pino Adrienne y David Vernon Paul, cuatro de los tomistas que en 2019 ocuparon ilegalmente durante varias semanas la sede de la Embajada de Venezuela en Washington DC, fueron condenados este miércoles por una corte tras declararse culpables de los cargos.

Los cuatro sujetos, quienes actuaron con patrocinio de funcionarios salientes del Gobierno en disputa de Nicolás Maduro en DC,​​ ocuparon la embajada durante varias semanas en la primavera de 2019 y obstruyeron la entrada a la sede diplomática de los funcionarios del Gobierno interino de Juan Guaidó, reconocidos Estados Unidos. Los hoy condenados permanecieron dentro del edificio de la embajada incluso después de que agentes federales les pidieron que se retiraran, lo que llevó a su detención.

El Juez Principal Beryl A. Howell, del Tribunal de Distrito de los Estados Unidos, consideró que Zeese, Flowers, Adrienne y Vernon Paul actuaron con privilegios y derechos, y en vista del daño causado a la embajada y el trauma de los involucrados en el evento, los condenó a permanecer al menos a 100 pies de distancia del edificio de la Embajada, no tener contacto con ningún representante del gobierno interino venezolano reconocido por los Estados Unidos, pagar una multa de USD 750 y estar en libertad condicional por 6 meses con una riesgo de prisión si violan cualquiera de los términos enumerados y otras implicaciones legales. Adicionalmente, una multa por evaluaciones especiales se determinará según el Código de Violación de DC en lugar del Código Federal.

Los testimonios escritos del embajador de Venezuela en Estados Unidos designado por Guaidó, Carlos Vecchio, así como de miembros de la diáspora que por seguridad prefieren mantener su anonimato, fueron clave en la condena.

“La conducta realizada por los miembros del grupo invasor afectó y evitó total y absolutamente el funcionamiento normal de los servicios consulares de Venezuela en esta ciudad. (…) Esta situación tuvo un impacto negativo en todos los venezolanos en los Estados Unidos, especialmente aquellos que requerían servicios consulares urgentes (…). Las acciones ilegales de este grupo causaron graves daños a la propiedad pública venezolana. De hecho, a día de hoy, las instalaciones no se han recuperado debido al grave deterioro causado por este grupo y la dificultad que ha significado recuperarlas debido a los altos costos que esto conlleva para un país que actualmente enfrenta una compleja emergencia humanitaria”, expresó Vecchio en sus alegatos.

El embajador agradeció a la diáspora venezolana organizada en Washington DC, que defendió durante semanas la sede diplomática, evitando que los invasores crecieran en número, pudieran hacerse de más provisiones y, en consecuencia, mantenerse más tiempo en el interior de la sede diplomática.

El funcionario del gobierno interino de Guaidó también reiteró su agradecimiento al Departamento de Estado y demás autoridades de los Estados Unidos por sus acciones para el desenlace.

Para Vecchio, esta condena en contra de cuatro de los ocupantes, es una nueva derrota del Gobierno en disputa de Nicolás Maduro y de su canciller Jorge Arreaza.

Seguiremos defendiendo los activos del pueblo venezolano frente a las pretensiones de la dictadura corrupta y criminal de Maduro y su mafia internacional”, concluyó el diplomático.

Comments

Comments are closed.