Indígenas yanomami de la Amazonía brasileña han puesto en marcha una campaña internacional con la que buscan apoyo para frenar el avance de los mineros de oro que han invadido sus tierras durante la pandemia de coronavirus exponiendo al contagio a las comunidades nativas.

Según ha denunciado Survival International en un comunicado, unos 20.000 mineros de oro o ‘garimpeiros’ han invadido las tierras yanomami, que están en el “punto de mira” de la minería ilegal desde la década de 1980.

La ONG ha recordado que “las epidemias de malaria introducidas por los mineros en los años 80 mataron a una quinta parte de la población de la tribu en Brasil y a muchos en Venezuela”.

Ahora, “los mineros han estado operando cerca de una de las comunidades yanomami no contactadas, a cuyos integrantes se les conoce como los moxihatateas”, que en consecuencia “corren el peligro de ser aniquilados por enfermedades frente a las que no tienen inmunidad”.

Tres yanomami han muerto de coronavirus y una decena están infectados, de acuerdo con la organización no gubernamental, que teme que “la enfermedad pueda acabar con la vida de miles de yanomami y afectar a varias comunidades ye’kwanas que viven en el mismo territorio”.

“Hacemos seguimiento de la COVID-19 dentro de nuestra tierra (…). Nuestros chamanes trabajan sin parar contra la xawara (epidemia). Lucharemos y resistiremos. Para eso, necesitamos el apoyo del pueblo brasileño y del mundo entero“, ha dicho Dario Yanomami, de la Asociación Yanomami Hutukara.

“Envalentonados”

La ONG ha apuntado que los ‘garimpeiros’ no solo “parecen estar explotando el caos causado por el coronavirus”, sino que “se han visto envalentonados por la postura pro minería del presidente (brasileño, Jair) Bolsonaro”, que “ha incentivado las invasiones en los territorios indígenas”.

Todo ello, se ha traducido en un aumento de la destrucción de las tierras yanomami en marzo respecto a febrero. La directora de investigación y campañas de la ONG, Fiona Watson, ha alertado de que “en este momento sus ríos están siendo contaminados con mercurio tóxico, sus bosques están siendo destruidos y sus hijos están muriendo de malaria”.

“Se está desatando una catástrofe humanitaria”, ha afirmado Watson, subrayando que “la supervivencia de los yanomamis como pueblo depende de que se expulse a los mineros” de sus tierras.

En este contexto, los yanomami han lanzado una campaña internacional (#ForaGarimpoForaCovid) con la que pretenden recoger al menos 100.000 firmas en una petición formal dirigida a Bolsonaro para que expulse a los ‘garimpeiros’.

“Los yanomami se enfrentan a 20.000 mineros de oro y a un presidente decidido a acabar con los pueblos indígenas del país”, ha recalcado Watson. “Si el Gobierno no actúa de inmediato, podríamos presenciar nuevamente el terrible escenario vivido durante la fiebre del oro de los años 80″, ha avisado.

Con información de agencias.

Comments

Comments are closed.