El lanzamiento de un cohete de la empresa SpaceX con dos astronautas de la NASA a bordo fue suspendido el miércoles con menos de 17 minutos restantes en la cuenta regresiva debido a la presencia de nubarrones y la posibilidad de relámpagos.

El lanzamiento se reprogramó para la tarde del sábado.

El cohete — diseñado y construido por SpaceX — tenía previsto despegar el miércoles por la tarde hacia la Estación Espacial Internacional, marcando el comienzo de una nueva era de los vuelos espaciales comerciales. También habría sido la primera vez en casi una década que Estados Unidos lanza astronautas desde territorio estadounidense.

Pero las tormentas eléctricas durante buena parte del día amenazaron con obligar una postergación, y la noticia finalmente se dio a conocer de que había tal carga eléctrica en la atmósfera que la nave que llevaba a los astronautas de la NASA Doug Hurley y Bob Behnken corría el riesgo de ser impactada por un rayo.

“No habrá lanzamiento hoy — la seguridad de nuestros tripulantes @Astro_Doug y @AstroBehnken es nuestra mayor prioridad”, dijo el administrador de la NASA Jim Bridenstine en Twitter, utilizando las cuentas oficiales de los dos astronautas.

Ambos hombres tenían programado viajar a bordo de la cápsula Dragon de Space X ubicada en la parte superior del cohete Falcon 9, que despegaría desde la misma plataforma utilizada durante las misiones Apollo a la Luna hace medio siglo.

Tanto el presidente Donald Trump como el vicepresidente Mike Pence habían asistido a observar el lanzamiento.

El viaje — un anhelado sueño del fundador de SpaceX, Elon Musk — habría representado la primera vez que una compañía privada pone seres humanos en órbita.

También habría acabado con la sequía de lanzamientos tripulados de la NASA. Desde que los transbordadores espaciales fueron retirados en 2011, la NASA ha dependido de naves rusas lanzadas desde Kazajistán para llevar a astronautas estadounidenses a la Estación Espacial Internacional y traerlos de regreso.

Trump no comentó al respecto por el momento y la Casa Blanca no anunció si el presidente volvería a Florida para el próximo intento de lanzamiento.

A lo largo del día se escucharon truenos mientras los astronautas se abrían paso hacia la plataforma en el Centro Espacial Kennedy de la NASA. Poco después de que los hombres subieron hasta la cápsula, se emitió una alerta de tornado en la zona. AP

Comments

Comments are closed.