Rusia ha comparado este jueves el impacto de las sanciones impuestas al madurismo en Venezuela con el del coronavirus, al tiempo que ha expresado su deseo de que la conferencia de donantes internacionales que se celebrará el próximo martes en Madrid sirva para revocarlas.

“El impacto de las sanciones económicas impuestas contra Venezuela es similar al impacto que tiene el coronavirus sobre el organismo humano”, ha dicho la portavoz del Ministerio de Exteriores ruso, Maria Zajarova, en una rueda de prensa.

Zajarova ha esgrimido que “en ambos casos se afecta el sistema de oxígeno”, asegurando que al menos es lo que pretende hacer “una parte de la élite política” de Estados Unidos: “Asfixiar a Venezuela”.

La portavoz de la diplomacia rusa ha cifrado en más de 116.000 millones de dólares los fondos venezolanos que han quedado fuera del alcance del madurismo por las sanciones estadounidenses. “De esta manera, le cortan los recursos y las posibilidades de conseguir medicamentos y (…) equipos médicos”, ha denunciado.

En este contexto, ha confiado en que la conferencia de donantes internacionales auspiciada por la Unión Europea que se celebrará el 26 de mayo en Madrid propicie la retirada de las medidas punitivas.

“Esperamos que el tema del levantamiento de las sanciones, como la vía más lógica para ampliar la asistencia a Caracas a fin de que supere los problemas económicos y sociales, obtenga en el foro una importancia crucial y evidente, que tenga peso”, ha declarado, según informa la agencia de noticias Sputnik.

Estados Unidos ha dictado en los últimos años numerosas sanciones contra el Gobierno en disputa de Nicolás Maduro y sus socios por violaciones de los Derechos Humanos, corrupción y narcotráfico. Recientemente, se ha centrado en la industria petrolera de Venezuela, otrora la mayor fuente de ingresos de la nación caribeña y depauperada desde antes de las sanciones.

La presión estadounidense pretende provocar la caída de Maduro para que Venezuela celebre elecciones libres. Hasta entonces, Estados Unidos —y otros más de 50 países, así como la Asamblea Nacional (AN) de Venezuela y la Organización de Estados Americanos (OEA)— reconoce a Juan Guaidó como presidente encargado del país.

Venezuela sufre una crisis política y económica que ha derivado en una grave crisis humanitaria. Más de cinco millones de personas han huido del país en estos años, la mayoría hacia países vecinos como Colombia que esperan que la conferencia de donantes apoye sus esfuerzos parta atender a la migración venezolana.

Con información de agencias.

Comments

Comments are closed.