El gobernante en disputa venezolano Nicolás Maduro acusó este miércoles al presidente colombiano, Iván Duque, de un supuesto plan para infectar con COVID-19 a venezolanos que han regresado a su país desde Colombia en medio de la pandemia.

“La orden que dio Iván Duque, yo lo denuncié hace dos semanas, una reunión muy infausta dando una orden de hacer todo lo que se pueda hacer para contaminar a Venezuela“, dijo Maduro durante un acto con parte de su gabinete, en Caracas.

El plan, prosiguió Maduro, contempla también “traer a venezolanos infectados” de vuelta a su país, donde se cuentan 824 contagiados, de los cuales, el 44 % fueron reportados los últimos 5 días.

CASOS EN LAS FRONTERAS

Este miércoles, se registraron 75 casos nuevos, de los cuales 67 son “importados” -66 provenientes de Colombia-, explicó el mandatario en disputa, quien adelantó que todos estos contagiados se mantendrán en las poblaciones fronterizas hasta que superen la enfermedad.

“Es duro (…) pero más duro es que contaminen al país, que entren y contaminen toda Venezuela, como es el deseo de Iván Duque (…) todas estas cosas que yo digo es porque tengo las pruebas en las manos”, sostuvo.

Señaló que, desde el lado colombiano de la frontera, “bandas organizadas están pasando a estos venezolanos por pasos informales”, por lo que pidió la ayuda de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) en estos territorios.

“Ellos (los venezolanos que han retornado desde Colombia en las últimas semanas) salieron sanos (…) ellos presumen que los contaminaron en los autobuses” en que los trasladaron hasta la zona limítrofe, prosiguió Maduro tras remarcar que esta denuncia “está bajo averiguación”.

El mandatario en disputa pidió a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) y a todos los cuerpos de seguridad estar “alerta” ante esta “maldad profesa de contaminar gente”, sin especificar el supuesto método usado por Colombia para infectar a compatriotas.

De los 5 millones de venezolanos que abandonaron su país en el último sexenio huyendo de la crisis económica, cerca de 50.000 habrían retornado en medio de la pandemia, según cifras del madurismo.

DESESCALADA SIN FECHAS

Maduro indicó que el promedio de incidencia del COVID-19 en el país es “bastante bajo”, lo que permite, continuó, “pensar en el plan de desescalada de manera segura y organizada”, aunque, por el momento, no existe un cronograma establecido.

Aseguró que ese plan de “flexibilización consciente” de la cuarentena llegará en “su momento” y “se está trabajando” junto a gobernadores, alcaldes, asociaciones civiles, y miembros del “consejo científico nacional”.

“Por ahora y hasta que llegue ese momento (seguimos con la) cuarentena disciplinada“, remarcó al recordar que el país atraviesa la décima semana en confinamiento.

La semana pasada el gobernante en disputa decidió extender el estado de alarma y la cuarentena hasta mediados de junio, al cuestionar la desescalada que han puesto en marcha otros países en América y Europa.

UN MES SIN MUERTES

Venezuela cumplió este miércoles un mes sin registrar muertes por COVID-19 y se mantendría con solo 10 decesos, según balances del madurismo.

De los 75 nuevos contagiados, tres contrajeron el coronavirus por “transmisión comunitaria”, cinco por contacto con viajeros internacionales y los 67 restantes se encuentran en las fronteras terrestres que el país comparte con Colombia y Brasil.

Del total nacional de 824 infectados, uno de los más bajos del mundo, el 44% fueron diagnosticados en los últimos cinco días cuando ha habido un repunte en el número de casos diarios, mientras el 56% restante se repartió entre el 13 de marzo y el 15 de mayo.

Con información de EFE.

Comments

Comments are closed.