Poco a poco en Venezuela la variedad de programas de humor en radio y televisión abierta ha venido menguando ante las presiones gubernamentales y ha migrado prácticamente en su totalidad a las salas de teatro.

Las medidas de distanciamiento social y la imposibilidad de celebrar actos masivos como consecuencia de la pandemia de la COVID-19, ocasiona que los eventos de comedia también se vean más distantes del público.

En conversación con la Voz de América, el comediante y guionista Ricardo Del Bufalo, relata que actualmente no puede presentar el espectáculo de comedia en vivo, en inglés conocido como show de stand up comedy, que lo ha llevado a recorrer distintas ciudades, tanto en Venezuela como en otros países.

Admite que le inquieta el hecho de no saber cuando volverá a los escenarios, prefiere no preocuparse demasiado.

“Supón que levanten la cuarentena, probablemente no se puedan hacer eventos masivos por mucho tiempo más y eso me afecta directamente, afecta mi economía, mi carrera, en lugar de preocuparme busco otra manera de ingreso y mantener el buen sentido del humor”, dice Del Bufalo.

Por lo pronto, está centrado en continuar creando y compartiendo a través de las redes sociales contenido que, de una u otra forma ayuda a otros.

“Me gusta mantenerme activo y darle a la gente un escape así sea por dos minutos. Monto videos, canciones de sátira (…) mucha gente me dice, oye este video me hizo el día, me reí y eso es valioso, aportar en algo, así sea dando un par de risas a alguien que esta en su casa con un problemón o pasándola peor y de esa manera intento colaborar yo y si funciona lo seguiré haciendo”, afirma el comediante de 28 años.

Aunque está acostumbrado a hacer comedia en medio del ambiente hostil y de las complejidades que frecuentemente se registran en Venezuela, la pandemia de COVID-19 le plantea nuevos retos.

“Lo más difícil es no tocar fibras de dolor, no tocar el dolor ajeno. Cuando se trata del sufrimiento de otra persona ahí entran los problemas de si el chiste es ofensivo. Yo lo que intento evitar es hacer chistes sobre el sufrimiento ajeno e intento hacerlo sobre mi propio dolor o con el que de alguna manera me identifico”, explica.

“Desafíos permanentes”

Además, la censura y la autocensura son algunos de los desafíos a los que los humoristas deben hacer frente permanentemente en el país, tal y como comenta el comediante.

“La autocensura es peor porque meten miedo para que uno se calle, para que uno no hable y eso es un problemón para los periodistas y para los comunicadores sociales en general que podrían ser los comediantes”, sostiene Del Bufalo.

Diversos funcionarios del gobierno en disputa han desmentido en reiteradas ocasiones que la libertad de expresión en Venezuela esté amenazada.

“Decir que en Venezuela hay una dictadura es una ofensa y una subestimación del carácter democrático y libertario del ciudadano de la República Bolivariana de Venezuela (…) viva la libertad de expresión”, dijo Nicolás Maduro el año pasado, durante un acto a propósito del Día del Periodista.

Explica este humorista, sin embargo, que en este momento es difícil “hacer crecer la carrera”, debido a que la única vía para darse a conocer son las redes sociales, pues los comediantes críticos no tienen acceso a los medios masivos.

Ricardo destaca que no solo los venezolanos hacen chiste de sus “desgracias”, lo hacen en todas las culturas para lograr hacer frente a tiempos difíciles y recuerda la importancia de manejar herramientas para “hacer catarsis”, distraerse y escapar de la angustia de “no saber qué va a pasar”, en medio de esta coyuntura que arropa al mundo.

VOA.

Comments

Comments are closed.