La paralización del país a propósito de la cuarentena por el Covid-19 y la falta de combustible podrían reducir las ventas del sector exportador privado entre 15% a 20% al cierre de este año.

El presidente de la Asociación Venezolana de Exportadores (Avex) Ramón Goyo contó a Sumarium que los exportadores venezolanos han visto reducir sus envíos al exterior, desde hace varios años, de manera paulatina. Sin embrago, la realidad actual agrega un ingrediente inédito, que agrava más aún las proyecciones del sector: la cuarentena.

“Tenemos cifras cerradas de 2019 cuando registramos exportaciones por 1.416 millones de dólares, una caída de 28% con respecto a 2018 que fue 2.207 millones. Para este año que esperábamos recuperación, las perspectivas no son ahora alentadoras, aunque podríamos ir bien si la caída no supera el 20%”, indica el líder gremial.

Goyo recuerda que entre 2000 y 2010 se exportó un promedio de 5.000 millones de dólares. Y que 2005 representó un pico importante de 7.200 millones de dólares.

Pero esos años quedaron muy atrás. Y Ramón Goyo explica que el hundimiento de las exportaciones se relaciona con la caída de la producción de bienes y servicios en el país.

Uno de los elementos que sacó del juego mucha de la oferta exportable con la que contaba el país fue la paulatina contracción de la producción de las empresas básicas de Guayana, otrora un emporio de desarrollo.

El empresario afirma que el desarrollo aguas debajo de muchas empresas del sector metalmecánico, automotriz y todos aquellos rubros que se servían de esas materias primas se vieron gravemente comprometidas.

Y es que es claro que en Venezuela se han roto las cadenas de valor más importantes y vitales para mantener los engranajes de la economía en sintonía y activos. Con el cierre del plantel de las industrias de Guayana se afectaron las cadenas del aluminio, del hierro y del acero.

Entre los eslabones comprometidos están las de la industria metalmecánica, de la construcción, automotriz, ferreterías, cables, alambres, perfilerías. En conclusión, toda la manufactura que emplea los insumos que se dejaron de producir.

La crisis de la petroquímica, un rubro transversal a todos los sectores, también dio al traste con las cadenas del plástico, de productos químicos, de los fertilizantes, entre muchos otras áreas.

Cambia la oferta exportable

“Como se ve, las materias primas ya no se producen en el país. Y la ruptura de las cadenas productivas generó un cambio en la oferta exportable, muy distinta a la de hace 10 años”, detalla Goyo.

Para el gremialista, esta es la razón por la que el PIB (Producto Interno Bruto) venezolano, en los 6 últimos años, descendió 60%, y que para este año proyecta una caída de entre 15% en el mejor de los casos o de 30%, como cifra más realista a la crisis país actual.

Esta estadística del PIB, señala el empresario, va a depender de hasta cuándo dure el aislamiento social decretado el pasado 17 de marzo, por el gobierno de Nicolás Maduro. Lo grave para Goyo es que “el país está detenido, a excepción de algunos rubros muy específicos y eso no soluciona el problema”, dice.

Pese a la situación, las aduanas están abiertas y los exportadores se siguen moviendo para cumplir con sus mercados. Algunos han exportado inventarios que tenían disponibles entre diciembre de 2019 y enero de 2020.

También se mueven productos como camarones, cangrejos, pescados, madera, algunos productos de acero y aluminio, autopartes, ron, chocolate, cacao y frutas tropicales.

Goyo refiere que el perfil de los productos cambió radicalmente en los últimos seis años. En la medida en que se redujo la producción se deterioró la oferta exportable.

Estamos aislados del mundo

Otro elemento que atenta en contra de las exportaciones venezolanas es el aislamiento, además de las deficientes políticas arancelarias con varias naciones, sobre todo centroamericanas.

“Nos han salvado los acuerdos bilaterales sostenidos básicamente con países del sur del continente, pese a que pertenecemos a Mercosur. Pero solo tenemos obligaciones y no derechos”, opina Ramón Goyo.

Para el presidente de la Avex es importante acercarse a centroamérica, a México en especial, toda vez que los exportadores venezolanos reciben tratos de terceros países y los aranceles son altísimos. Se trata incluso de mercados naturales para Venezuela, por la cercanía y coincidencia de muchos factores.

Hay que buscar un nuevo mejor momento

Los buenos momento de los exportadores locales quedaron en el pasado. Las ventas al exterior llegaron a representar hasta el 29% de las exportaciones totales del país.

“Había variedad de productos y se aprovechaba la Comunidad Andina de Naciones. Había facilidades. Teníamos un plantel en plena expansión en el sector automotriz, eléctrico, construcción, agroindustria. Teníamos una oferta importante de productos manufacturados”, recuerda Goyo.

Ahora necesitamos políticas públicas más claras, apunta el empresario. “necesitamos que se tomen decisiones impositivas adecuadas. Que se reduzca el encaje legal para destrabar el crédito de la banca. Debe dejarse deslizar el tipo de cambio para estimular las exportaciones y hacerlas competitivas, pues aún hay una sobrevaluación de la moneda”.

Goyo ve indispensable la apertura económica. Sostiene que en la medida que se retrase esa decisión los efectos serán negativos para la estructura empresarial del país. “Debe levantarse la cuarentena de forma inmediata y que el gobierno garantice la gasolina para poder sacar de la parálisis al país”, alega.

Erika Hidalgo López / Sumarium

Comments

Comments are closed.