El presidente de la encuestadora Instituto Delphos, Félix Seijas, en una rueda de prensa vía digital dio los resultados de una encuesta cuantitativa realizada en Caracas, Maracay, Barcelona y Maracaibo sobre las percepciones sociales que tienen los venezolanos en torno a la empresa privada y sus instituciones.

Entre los elementos destacados la encuestadora arroja que la población venezolana considera que el sector privado debe asumir un rol protagónico en la provisión de bienes y servicios, incluyendo los básicos, mientras coloca en el gobierno la principal responsabilidad por la crisis.

Uno de los hallazgos más consensuales es que los grupos encuestados coinciden en que no es posible una recuperación de la economía venezolana sin la participación del sector privado.

Igualmente, la empresa privada es considerada como fuente de empleo estable, remuneración adecuada y de producción de bienes y prestación de servicios de calidad, por ello -indica el sondeo- debe asumir un papel más relevante en la dinámica económica.

Los empresarios siguen ocupando un puesto de relevancia entre las instituciones que generan más confianza, en un país donde predomina un sentimiento generalizado de vulnerabilidad. “Incluso, los grupos cercanos al chavismo no ven referentes claros a los cuales acudir“.

Rechazo al socialismo y controles

La encuesta cualitativa de Instituto Delphos evidencia de manera concluyente que los controles de precios son rechazados de manera creciente, porque se asocian con el desabastecimiento, la escasez y el “bachaqueo”.

Seijas señaló que cada vez menos grupos sociales culpan a los empresarios por los aumentos de precios. La inflación, como fenómenos, se achaca mayoritariamente a las malas políticas del gobierno.

Paradójicamente, una revolución socialista con más de 20 años en el poder terminó por generar un rechazo amplio por el socialismo como concepto, sobre todo a partir de las experiencias recientes de los encuestados.

También el sondeo hace tambalear la imagen idílica del período gubernamental del ex presidente Hugo Chávez, cuya gestión, según Félix Seijas, se asocia cada vez más con los problemas socioeconómicos del presente.

Un elemento interesante es que los encuestados generaron una suerte de lista de lecciones aprendidas, de cosas que la sociedad debió hacer para evitar esta situación que el Fondo Monetario Internacional califica de un colapso histórico en el país.

¿Cómo se pudo evitar este desenlace?

– No haber acostumbrado a la mayoría de la población a los regalos y subsidios.

– Trabajar más y ser menos corruptos

– Con una población mejor educada

– Evitando que se instalara el socialismo. “A lo largo del estudio se sintió que la idea del socialismo tiene una asociación alta con la crisis actual”, recalcó Seijas.

– Estimulando el funcionamiento de la libre empresa.

– Votando con mejor criterio.

– Con un trabajo más acertado del liderazgo opositor.

¿Qué hay en el horizonte?

En medio de la crisis económica más devastadora de la historia contemporánea del país, la población es presa de la incertidumbre. Según el sondeo del Instituto Delphos, ni el chavismo ni la oposición son capaces ahora de reconectar a las mayorías con un proyecto de país viable y promisor; incluso Juan Guaidó, el más reciente referente de la oposición, es percibido cada vez menos como «una figura válida» para enfrentar los problemas y generar un cambio que, consensualmente, se considera necesario.

Un hallazgo preocupante es que los más jóvenes no visualizan un futuro estable en el país. “Quedarse en el país no significa esperanza, sino que significa resignación. El discurso no es que me quedo, porque quiero, sino porque no puedo salir”, explica Seijas.

Salidas a la crisis

El análisis de la encuesta cualitativa del Instituto Delphos deja claro que el país, mayoritariamente, quiere diálogo y entendimiento. A partir de esta idea surge la principal crítica al liderazgo de la oposición y su cuotaparte de responsabilidad en la crisis.

También el empresariado es impelido a tener relaciones adecuadas con la representación del Estado, aunque un segmento de los encuestados por Delphos considera que una relación del empresariado con este gobierno es inconveniente, porque tendría efectos “contraproducentes”, ya que fortalecería a un ejecutivo fuertemente cuestionado.

Por otra parte, la encuesta cualitativa apunta a Lorenzo Mendoza, presidente de Empresas Polar, como el empresario mejor valorado y esta organización es asociada con los mejores valores con los que se reconoce al sector privado en general: eficiencia, productividad, libre empresa, independencia del gobierno, trabajo y responsabilidad.

Aquí puede leer la encuesta completa:

Presentation Conindustria M… by Erika Hidalgo López on Scribd

Comments

Comments are closed.