El gobernante en disputa venezolano, Nicolás Maduro, apuntó directamente este jueves al jefe del Parlamento y reconocido como presidente encargado de Venezuela por casi 60 países y la Organización de Estados Americanos (OEA), Juan Guaidó, por dos presuntos ataques marítimos fallidos en los costeros estados Vargas y Aragua, mientras Guaidó guardó silencio y uno de sus principales asesores reconoció el vínculo.

“Es capaz de firmar un contrato para que maten a su contendiente político, ¿quién hace eso en el mundo? Firmar un contrato con un mercenario para que mate a su contendiente político”, dijo Maduro sobre Guaidó en una entrevista con la televisión multiestatal Telesur, totalmente alineada con el madurismo.

“Es un criminal, él lo hizo, preparó mi asesinato”, añadió el gobernante en disputa en referencia a Guaidó.

El madurismo frustró una presunta incursión marítima en el estado Vargas y acusó al sector de la oposición que se agrupa bajo la figura de Guaidó, a Estados Unidos y a Colombia, por la operación.

INSISTE EN SEÑALAR A EE.UU. Y COLOMBIA

Y el lunes, frustraron otra presunta incursión, esta vez en las costas del estado Aragua, a unas dos horas de Caracas.

En estos dos hechos, 8 supuestos atacantes fallecieron y 23 personas resultaron detenidas, según el último parte, ofrecido este mismo jueves.

Estados Unidos, Colombia y el propio Guaidó negaron casi de inmediato su participación en los ataques.

Pero uno de los más destacados asesores de Guaidó reconoció esta madrugada haber firmado un documento con la empresa contratista estadounidense Silvercorp, como parte de una “exploración”, para adelantar acciones que condujeran al derrocamiento de Maduro.

“Para ver la posibilidad de capturar y entregar a la justicia de miembros del régimen (de Nicolás Maduro) con indictments (acusaciones), orden de captura, etcétera”, dijo Juan José Rendón, responsable del Comité de Estrategia de Guaidó, durante una entrevista con CNN en español.

“DEGRADACIÓN POLÍTICA”

J.J. Rendón dijo también que Guaidó no firmó este acuerdo.

Pero las palabras de Rendón dieron más combustible a Maduro para cargar contra el oponente, a quien la Fiscalía, controlada por el madurismo en función del nombramiento de la “Asamblea Nacional Constituyente” (ANC, reconocida por el madurismo y sus aliados) de un fiscal general afecto a Maduro, ya investiga por varias causas.

“El documento que circula oficialmente tiene la firma de Juan Guaidó“, dijo Maduro. “Estamos ante la degradación política y moral de la oposición”, agregó acerca de un extremo negado por J.J. Rendón.

EE.UU., CON “LAS MANOS METIDAS”

Maduro también insistió en que Estados Unidos participó de alguna manera en los supuestos ataques, al tiempo que señaló al diplomático James Story, a quien el presidente Donald Trump nominó como embajador para Venezuela, de tener “las manos metidas” en la operación.

“Es el responsable de esta incursión fracasada, tiene metidas las manos, los pies y todo el cuerpo“, dijo

Story es desde julio de 2018 el encargado interino de negocios -el más alto cargo en ausencia de embajador- de la Embajada de Estados Unidos en Venezuela.

Primero desempeñó su cargo en Caracas y ahora lo hace desde la Embajada de Estados Unidos en Colombia.

El Gobierno en disputa venezolano expulsó a Story del país en enero de 2019, después de que Trump reconociera como presidente interino a Juan Guaidó.

EL SILENCIO DE GUAIDÓ

Ante las nuevas acusaciones, Guaidó guardo silenció hoy e incluso suspendió una sesión telemática del Parlamento, que controla con el apoyo de 100 de los 167 diputados del órgano.

Durante la jornada, el equipo de Guaidó dijo a periodistas que el opositor a Maduro emitiría un comunicado fijando posición ante los nuevos elementos del caso, que incluyen la declaración de uno de los dos estadounidenses detenidos durante la incursión del lunes.

El vicepresidente de Comunicaciones de Maduro, Jorge Rodríguez, difundió un video en que se escucha a un hombre, que se identifica como Airan Berry, uno de los dos estadounidenses detenidos en el segundo grupo de presuntos insurgentes, confesar haber participado en la llamada “Operación Gedeón”, que buscaba supuestamente tomar el control del aeropuerto cercano a Caracas para, entre otras cosas, llevar a Maduro a Estados Unidos.

Berry, que dice tener 41 años y haber formado parte de las Fuerzas Armadas de EE.UU. entre 1996 y 2012, asegura durante el cuestionario filmado que su misión era ir a Venezuela a “dar apoyo” en estos planes que, reiteró, se hicieron bajo órdenes de la contratista estadounidense Silvercorp, a cargo de Jordan Godreau.

Con información de EFE.

Comments

Comments are closed.