El presidente de la oficialista Asamblea Nacional Constituyente (ANC), Diosdado Cabello, afirmó este martes que el líder del Parlamento, Juan Guaidó, “escogió” una embajada europea “donde quiere irse”, y evitar ser capturado por supuestos delitos que le atribuye la Fiscalía.

El opositor es señalado por el Gobierno de estar vinculado a la incursión fallida del pasado domingo y de varios intentos de “golpe de Estado” en los últimos dos años, por los que fue llamado a declarar el pasado marzo ante la entidad fiscal, pero no se presentó a la cita, ausencia que podría acarrearle consecuencias legales.

El Ejecutivo considera que Guaidó ha incurrido en varios delitos, además de los supuestos intentos de golpe de Estado, puesto que, pese a tener orden de no abandonar el país, a principios de este año, realizó una gira internacional que le reportó más popularidad, pero a su regreso sus oponentes cargaron contra él.

“El día que los tribunales de la República den el mandato de detener al señor Juan Guaidó por todos los delitos que ha cometido, ese día va a la cárcel, ten la seguridad. Ese día no ha llegado, pero llegará”, aseguró el presidente Nicolás Maduro tres días después del regreso del líder opositor a Venezuela.

Con los cargos que le atribuye la Fiscalía y el propio Gobierno, Guaidó podría ser detenido al ser acusado de traición a la patria, incumplimiento de órdenes legales y varios supuestos intentos de golpe de Estado.

Sin referirse directamente a la posible detención de Guaidó o a una persecución, Cabello insistió en que “ya escogió la embajada donde quiere irse, es europea. Él sabe de lo que estoy hablando. Ya que mandó unas maletas. ¿Qué tendrán esas maletas?”.

Además, Cabello dijo que esperará “a ver qué pasa”, pues, ironizó, “probablemente lo terminemos protegiendo nosotros”, al igual que a “todos estos terroristas” que han intentado atacar a la llamada revolución bolivariana.

El Gobierno de Venezuela ha dicho que la incursión marítima que frustró el pasado domingo era parte de esta expedición, que además pretendía asesinar a Maduro.

Por el ataque frustrado se han producido unas 15 detenciones y 8 personas fallecieron a manos de cuerpos de seguridad del Estado.

INTENTO DE MAGNICIDIO

Cabello ratificó que el fallido ataque del domingo pretendía asesinar a Nicolás Maduro para establecer una junta cívico militar liderada por el exgeneral Raúl Baduel y con participación del propio Guaidó.

“Es lo que está en los documentos”, aseguró Cabello, al tiempo que mostró un organigrama encabezado por Baduel, quien fue ministro de Defensa de Hugo Chávez durante su mandato y está detenido en una cárcel militar desde hace años.

Sostuvo que Guaidó tendría la responsabilidad de “jefe del consejo legislativo”. La supuesta junta estaría integrada también por los militares Héctor Hernandez como “secretario de Estado”, Igbert Marín como “jefe del consejo estratégico” y Antonio Sequea como “secretario de Estado para interior y justicia”.

Sequea fue apresado este lunes junto a un grupo de atacantes que el Gobierno llama “mercenarios” y entre los que figuran dos ciudadanos estadounidenses llamados Airan Berry y Luke Denman.

De acuerdo con Cabello, entre los documentos incautados figuró además una lista de ascensos militares que no mostró.

EEUU Y COLOMBIA, EN EL PUNTO DE MIRA

El jefe de la Asamblea Constituyente también acusó a los presidentes de Estados Unidos, Donald Trump, y de Colombia, Iván Duque, de tener responsabilidad en la organización del ataque que fue neutralizado el domingo.

Pero Trump se desmarcó este martes de los hechos y dijo que su Administración no tiene “nada que ver”, siguiendo así los pasos de Colombia, que también rechazó, por “infundadas y especulativas”, las acusaciones de Venezuela.

Sin embargo, Cabello aseguró que el Gobierno de EE.UU. “es el que está detrás de este intento (…) ¿Pasaron 48 horas y usted no se había enterado, señor presidente (Trump)? Poco creíble”. EFE

Comments

Comments are closed.