El mundo atraviesa una crisis por el COVID-9, y quienes se ven más afectadas son las mujeres víctimas de violencia doméstica, que ven a su agresor bajo el mismo techo en confinamiento.

Se pudo conocer que el América Latina, una de cada tres mujeres, ha sido víctima de violencia física o sexual, según un reporte de la ONU, que calificó como una “pandemia en la sombra”.

“A medida que países informan sobre el estado de la enfermedad y el confinamiento, cada vez más son las líneas de atención y los refugios para la violencia doméstica de todo el mundo que notifican un incremento de llamadas en busca de ayuda”, así lo dio a conocer ONU Mujeres, reseñó El Nacional.

En el caso de Venezuela, Madgymar León, la coordinadora de la Asociación Venezolana para una Educación Sexual Alternativa (Avesa), expresó que la situación en el país de la violencia en contra de la mujer “es bastante crítica”.

Tenemos una situación de violencia contra las mujeres bastante crítica en el país desde antes de la cuarentena. La información que me han suministrado compañeras de asociaciones abocadas en la defensa de las mujeres es que cada línea telefónica atiende un promedio entre 4 y 5 llamadas diarias”, destacó la experta.

Además Avesa explica que “en enero se encontró un pico altísimo de un femicidio por día, esto comparado con los meses anteriores denota un incremento”.

Por su parte, Ofelia Álvarez, directora de Fundación para la Prevención de la Violencia Doméstica hacia la mujer (Fundamujer), en cuanto al Instituto Nacional de la Mujer dijo que “deja mucho que desear… Al igual que la aplicación de la Ley sobre el Derecho de las Mujeres a una vida Libre de Violencia”.

“Hay una inmunidad preexistente al confinamiento. También una falta de preparación por parte de los entes receptores de denuncia, incluso de sensibilidad con las mujeres. Hay mucho rechazo. A veces, los funcionarios no toman la denuncia”, señaló.

Comments

Comments are closed.