La Confederación Venezolana de Industriales (Conindustria) exhorta al gobierno nacional  a que inicie de forma progresiva la restitución de la actividad empresarial en el país.

A propósito de la celebración del Día de los Trabajadores los industriales en un homenaje a su masa laboral, indicaron que la parálisis de las actividades, debido a la pandemia, está ocasionando daño al sector productivo, comercial e industrial del país y al empleo. Sumando a ello la delicada coyuntura política y económica que atraviesan los venezolanos.

Por este deterioro, Conindustria estima que es preciso revertir la situación por el bien de miles de venezolanos que tienen, en el sector privado, la principal fuente de sustento para ellos y su núcleo familiar.

En un comunicado, los industriales consideran que el “Estado de Alarma”, decretado por el gobierno nacional desde el pasado mes de marzo, con la finalidad de controlar y minimizar el posible contagio en la población del coronavirus, y extendido hasta el próximo 12 de mayo, ha acelerado el deterioro que ya venía experimentando el sector manufacturero.

El esfuerzo realizado por las autoridades venezolanas en la materia, así como las medidas aplicadas en su lucha por detener el avance de la pandemia en el país, han dado los resultados esperados, en lo referente a temas de salud pública, pero son incalculables los ingentes daños al sector productivo.

Entre esos efectos perniciosos, se encuentra la paralización casi total de la industria venezolana, la que, antes de la pandemia, ya mostraba un panorama desolador, con indicadores que denotaban un futuro incierto para las empresas, con la consiguiente pérdida de cientos de miles de empleos productivos, agravando aún más la situación de hambre, necesidad y calamidad, por la cual atraviesa un alto porcentaje de la población.

La industria está muriendo, alegan los industriales. Y recuerdan que antes de la cuarentena operaba a 21% de su capacidad instalada. Es, además, un sector que observó con asombro cómo cerca de 400 de sus establecimientos cerraron sus puertas durante el  2019.

Con preocupación comentan que la expectativa es que la situación siga empeorando durante 2020, y más aún, con la inmovilización casi total de la economía, como resultado de las desacertadas decisiones en políticas públicas y, ahora acrecentada por la pandemia.

Si la situación se extiende más allá de los niveles requeridos, dice el comunicado, el país no podrá levantar su maltrecha economía, porque es el sector privado uno de los principales generadores de fuentes de empleo y riqueza para nuestros conciudadanos.

Un confinamiento que se extienda más allá de lo recomendado por los expertos, continuaría repercutiendo negativamente en la salud y el equilibrio financiero del país.

Comments

Comments are closed.