El fiscal general de Brasil, Augusto Aras, solicitó este viernes al Gobierno del ultraderechista Jair Bolsonaro suspender la salida inmediata de los diplomáticos venezolanos que representan al presidente Nicolás Maduro y que tienen hasta mañana sábado para abandonar el país.

Aras recomendó a la Cancillería brasileña revisar la orden de salida de los funcionarios chavistas debido “a la situación de los servicios de salud” en Venezuela, como consecuencia de la pandemia de coronavirus, y a otros aspectos “previstos en tratados y convenciones internacionales”.

Además, el Ministerio Público Federal apreció que esa suspensión debe, no solo ser aplicada al cuerpo diplomático, sino también a los familiares y “a las personas que actúan en los servicios de apoyo”.

La medida afecta a un total de 34 diplomáticos que hasta ahora ocupaban diversos cargos en la embajada venezolana en Brasilia y en los seis consulados que el país caribeño tiene en Brasil.

Según la Cancillería brasileña, esa determinación fue fruto de “tratativas anteriores” realizadas en marzo pasado y mediante las cuales ambos Gobiernos comenzaron a retirar a su personal diplomático.

Con base en esa supuesta negociación, los funcionarios venezolanos deben abandonar el país hasta el día 2 de mayo.

Pero la Fiscalía defiende que la salida de los diplomáticos de Maduro tiene que aplazarse “hasta que sea esclarecido el contexto en que fue determinada” y “verificados eventuales riesgos existentes para su cumplimiento”.

Para Aras, la Cancillería brasileña debe considerar “la perspectiva humanitaria”, el “contexto epidémico” actual y “las normas nacionales e internacionales de Derechos Humanos”.

También destacó “los riesgos de contagio por nuevo coronavirus” que pueden surgir en función del traslado de los diplomáticos y que implica la permanencia de los mismos “en locales cerrados por un largo periodo de tiempo”.

Asimismo, recordó que la situación sanitaria en Venezuela “es objeto de debate en la esfera internacional, con evidencias de que se encuentra en una situación crítica”.

En paralelo, el Gobierno de Bolsonaro ha retirado gradualmente de Venezuela a todos sus diplomáticos de ese país, aunque ha aclarado que el personal local de la embajada y los consulados seguirá atendiendo a la comunidad brasileña.

El Ejecutivo de Bolsonaro, uno de los más fuertes críticos de Maduro, reconoce como presidente legítimo e interino de Venezuela al jefe de la oposición, Juan Guaidó, desde inicios del año pasado.

El mandatario también ha reconocido a la venezolana María Teresa Belandria como legítima embajadora de ese país en Brasil, aunque aún con esas tensiones no ha suspendido las relaciones diplomáticas con el país vecino.

Brasil es desde hace unos dos años el destino de decenas de miles de venezolanos que escapan de la crisis económica, política y social de su país. EFE

Comments

Comments are closed.