El primer vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), Diosdado Cabello, acudió la mañana de este jueves al Distribuidor Altamira en la autopista Francisco Fajardo al cumplirse un año de los hechos ocurridos el 30 de abril de 2019 en el fallido levantamiento militar encabezado por Juan Guaidó y Leopoldo López.

“Desde este mismo lugar había un grupo de venezolanos traidores a la patria, ambiciosos y traicioneros de la política que intentaron darle una estocada a nuestra constitución. Hace un año amaneció Caracas en una incertidumbre porque ese grupo de malintencionados que decidieron utilizar la violencia como instrumento de acción política, quisieron amargarle la vida a Caracas y Venezuela”, comentó.

Asimismo, indicó que los dirigentes opositores y los funcionarios militares se instalaron en el Distribuidor Altamira desde las 4am “y recibimos la primera llamada del ministro (Néstor) Reverol alertándonos de lo que ocurría (…) había incertidumbre, solo sabíamos que un grupo armado se había venido para intentar acciones violentas. Había que empezar a investigar quiénes eran los implicados, traidores, mercenarios y comenzaron a surgir los nombres de los mismos irresponsables de la política y surgieron los mensajes de ellos celebrando que estaban jugando a dar un golpe de Estado”.

“En USA hubiesen bombardeado inmediatamente este puente (Distribuidor Altamira) y en Colombia los hubiesen picado en pedacitos, pero la dictadura venezolana jugó el juego que nos enseñó Chávez y Maduro en la tranquilidad de jefe de Estado dio las instrucciones para el tratamiento de una situación de este tipo. Maduro decidió no apostar a los muertos sino a la vida siempre y comenzaron a aparecer la cara de los traidores y engañados trajeron a militares. Allí no había valores, principios, lo que había de por medio eran razones económicas y ahora están en USA protegidos por el gobierno”, expresó.

Cabello contó que tras conocer la situación comenzaron a llamar a los dirigentes del PSUV para reunirse en Miraflores, “porque si quieren el poder que lo vayan a buscar al Palacio, nosotros no le vamos a rehuir al combate”.

“Debemos proteger la vida del presidente Maduro y esa fue una operación hermosa, de dignidad y hoy un año después desde este distribuidor queremos rendirle tributo a los venezolanos de la FANB y la policía que valientemente salieron a defender la patria. ¿A los traidores que les quedó? lo mismo de siempre, irse a plaza Altamira a desahogar su ratón moral si es que lo tienen, a pasar allí el guayabo tras su fracaso el intento de derrocar a la revolución”, sostuvo.

“A los traidores se le quedó fría la champán y el brindis que tenían preparado, no pudieron celebrar, intentaron hacer ver al mundo que estaba tomada La Carlota, pero jamás pusieron un pie en esa base (…) el 30-A está escrito en la historia de la patria como un día de victoria popular”, dijo.

Comments

Comments are closed.