El plan de reestructuración de Pdvsa que propone el madurismo, contempla la eliminación del histórico subsidio a los combustibles y que su valor quede sujeto a la fijación de los precios internacionales al detal cuya tasa de referencia será la del BCV.

En el borrador obtenido por Sumarium el Estado considera que “se debe desmontar el subsidio sobre combustible consumidos en el mercado local, fijando precio internacional a detal de los mismos, una tasa de cambio regida por el BCV y un tabulador donde se especifique el porcentaje de subsidio mes a mes, el cual debe disminuir desde el 100% actual hasta un valor que iría en función del pulso social y la realidad económica del país”.

También se reseña que “se deberá proteger de manera especial los sectores de transporte público, transporte de alimentos y medicinas y generación eléctrica, lo que permitirá levantar fondos para modernizar el servicio de expendios y distribución, recuperar el parque refinador y generar incentivos para la producción de crudos aptos para la refinación nacional, así como desmontar y combatir los esquemas de contrabando de extracción”.

Tras años de debatir el tema hoy el madurismo considera que “el sistema de subsidios actual representa una dura carga financiera de 11.000 millones de dólares (MMUSD) por año para PDVSA y la nación”, que no le permite recuperar costos ni traducir las ganancias en obras tangibles y beneficiosas para el país, siendo totalmente desigual, poco equitativo y generador de grandes distorsiones en la economía.

Erika Hidalgo L.

Comments

Comments are closed.