Los cinco países de la UE que actualmente forman parte del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas –Francia, con asiento permanente, y Alemania, Bélgica, Polonia y Estonia– han expresado su preocupación por la “deteriorada” situación humanitaria de Venezuela, así como por el impacto del coronavirus en la misma, por lo que han instado a “despolitizar” la ayuda al país.

Así lo han manifestado en un comunicado emitido tras la reunión celebrada el martes en el Consejo de Seguridad de la ONU para abordar la situación humanitaria en la nación caribeña.

Los firmantes han expresado su preocupación por “una crisis extremadamente deteriorada en Venezuela y sus efectos desestabilizadores en la región, incluidas sus graves consecuencias humanitarias”.

En concreto, se han mostrado especialmente preocupados por “las consecuencias de la pandemia de covid-19”, por considerar que podría tener “un impacto devastador en un país que ya está luchando con una grave situación económica, social y humanitaria”.

Por ello, han apoyado el llamamiento del secretario general de la ONU, Antonio Guterres, a “trabajar estrechamente con el sistema de Naciones Unidas para garantizar la provisión de ayuda humanitaria por parte de la ONU, el Movimiento de Cruz Roja y las ONG nacionales e internacionales”.

A este respecto, han enfatizado “la importancia de los principios de humanidad, neutralidad, imparcialidad e independencia” que deben regir la ayuda humanitaria. “Los estados miembro de la UE en el Consejo de Seguridad llamamos a despolitizar la asistencia humanitaria y a un acceso seguro e incondicional” a la misma, han instado.

Además, han aprovechado para defender que “las sanciones de la UE en Venezuela están dirigidas contra individuos responsables de graves violaciones de los Derechos Humanos y explícitamente diseñadas para no afectar a la población”, por lo que “no impiden la asistencia humanitaria o médica de ninguna manera”.

También han querido recordar que “la UE es el mayor donante para la crisis humanitaria en Venezuela, proporcionando más de la mitad de todos los fondos”. “Pedimos más esfuerzos para responder a un esfuerzo de ayuda infrafinanciado para esta compleja emergencia”, han reclamado.

Miguel Pizarro, el emisario en la ONU del reconocido como presidente encargad de Venezuela, Juan Guaidó, ha dado las gracias al Consejo de Seguridad por “visibilizar una vez más la grave crisis que sufre nuestro país”.

“Cada vez que la crisis venezolana es discutida en el ámbito internacional, queda claro que no estamos solos y tenemos el respaldo del mundo. Es urgente conformar un Gobierno Nacional de Emergencia que genere confianza y frene una catástrofe humanitaria en Venezuela”, ha declarado Guaidó en Twitter.

UNA RESPUESTA “EJEMPLAR”

El ministro de Exteriores de Nicolás Maduro, Jorge Arreaza, ha contestado vía Twitter para reivindicar que “los estados independientes” en el Consejo de Seguridad defendieron la soberanía de Venezuela “al reconocer los esfuerzos y logros en el control de la covid-19″.

Por contra, ha lamentado, “Europa ratificó su subordinación total a la política de agresión de Washington“. “La Europa que ha colapsado por el manejo errático del coronavirus pretende distraer a su opinión pública expresando preocupación por la pandemia en Venezuela, donde hemos controlado la covid-19 de manera modélica y ejemplar”, ha apuntado.

Además, ha reprochado a la UE que “cínicamente impone sanciones a Venezuela y pide no politizar la ayuda humanitaria, mientras sus gobiernos se niegan a coordinar la asistencia con el Gobierno de Venezuela y hacen envíos a terceros países u organizaciones de dudoso origen, con fines inciertos”.

CORONAVIRUS EN VENEZUELA

Venezuela, con 329 casos y diez muertos, ha declarado una “cuarentena social” y ha pedido ayuda a la comunidad internacional para combatir al coronavirus, algo que el Gobierno en disputa de Nicolás Maduro ha justificado por el daño provocado por las sanciones de Estados Unidos.

En las últimas horas, Maduro ha asegurado que su Gobierno en disputa está dispuesto a recibir “asistencia técnica humanitaria” de “cualquier país” bajo “la coordinación” de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Guaidó, por su parte, ha alertado de que las cifras reales serían mucho mayores y ha apelado igualmente a la solidaridad internacional, esgrimiendo que la crisis humanitaria que arrastra desde hace años hace que Venezuela sea especialmente vulnerable a la pandemia.

Con información de agencias.

Comments

Comments are closed.