Un equipo de investigadores internacionales ha descubierto un nuevo y muy extraño mamífero de 66 millones de años, del tamaño de la zarigüeya que vivía entre dinosaurios y cocodrilos masivos en Madagascar, la cuarta isla más grande de la Tierra, según publican en la revista ‘Nature’.

El hallazgo del nuevo mamífero, llamado ‘Adalatherium’, que se traduce de los idiomas malgache y griego y significa ‘bestia loca’, se basa en un esqueleto casi completo que está asombrosamente bien conservado, el más completo para cualquier mamífero mesozoico descubierto hasta ahora en el hemisferio sur.

El director del equipo, el doctor David Krause, conservador principal de Paleontología de Vertebrados en el Museo de Naturaleza y Ciencia de Denver y profesor emérito en Stony Brook University, señala que, “sabiendo lo que sabemos sobre la anatomía esquelética de todos los mamíferos vivos y extintos, es difícil imaginar que un mamífero como ‘Adalatherium’ podría haber evolucionado, rompe muchas reglas”.

Y es que en términos evolutivos, las islas son excepcionales porque en ellas los animales evolucionan de forma aislada, a menudo durante millones de años en situaciones completamente diferentes a las especies del continente. Como resultado, se desarrollan en diferentes formas y tamaños y evolucionan hacia nuevas especies que, con el tiempo suficiente, generan aún más especies nuevas.

“Extravagante”

Así, aunque una reconstrucción real podría llevar a pensar que el ‘Adalatherium’ era un tejón común y corriente, su “normalidad” es literalmente sólo superficial. Debajo de la superficie, su esqueleto es nada menos que “extravagante”. Tiene características primitivas en su región del hocico (como un hueso septomaxilla) que no se habían visto durante cien millones de años en el linaje que conduce a los mamíferos modernos.

“Su cavidad nasal presenta un sorprendente mosaico de características, algunas de las cuales son muy estándar para un mamífero, pero otras que nunca antes había visto en nada”, explica el doctor James B. Rossie que, junto con el fallecido Yaoming Hu, ambos de la Universidad Stony Brook, integraban el equipo investigador.

‘Adalatherium’ tenía más orificios en la cara que cualquier mamífero conocido, que le servían como pasajes para los nervios y los vasos sanguíneos que suministraban un hocico muy sensible que estaba cubierto de bigotes. Y hay un agujero muy grande en la parte superior de su hocico para el que simplemente no hay nada similar en ningún mamífero conocido, vivo o extinto.

Los dientes de ‘Adalatherium’ tienen una construcción muy diferente a la de cualquier mamífero conocido. Su columna vertebral tenía más vértebras que cualquier mamífero mesozoico y uno de sus huesos de las patas estaba curiosamente curvo.

Aproximadamente del tamaño de una zarigüeya de Virginia, ‘Adalatherium’ también era inusual ya que era muy grande para su tiempo. La mayoría de los mamíferos que vivían junto a los dinosaurios eran mucho más pequeños, de tamaño de ratón en promedio.

Pertenece a un grupo extinto de mamíferos llamados gondwanatherianos porque solo se conocen del antiguo supercontinente del sur de Gondwana. Este tipo de fósiles se encontraron por primera vez en Argentina en la década de 1980, pero desde entonces también se han encontrado en África, India, la Península Antártica y Madagascar. Primero se pensó que estaban relacionados con los perezosos, los osos hormigueros y los armadillos modernos, pero “ahora se sabe que formaron parte de un gran experimento evolutivo que fracasó y se extinguió en el Eoceno, hace unos 45 millones de años”, explica Krause.

Antes del descubrimiento del esqueleto casi completo del ‘Adalatherium’, los gondwanatherianos solo se conocían por dientes aislados y fragmentos de mandíbula, con la excepción de un cráneo de Madagascar descrito por Krause y su equipo en 2014.

La integridad y la excelente preservación del esqueleto del ‘Adalatherium’ potencialmente abre nuevas ventanas sobre cómo eran los gondwanatherianos y cómo vivían, pero las características extrañas aún tienen que adivinar el equipo científico.

El más extraño de los raros

Como lo expresó la principal colaboradora de Krause, Simone Hoffmann, del Instituto de Tecnología de Nueva York, “el ‘Adalatherium’ es el más extraño de los raros. Tratar de averiguar cómo se movía es casi imposible porque, por ejemplo, su parte delantera nos cuenta una historia diferente a su parte trasera”.

El equipo de investigación, en el que han participado científicos de Estados Unidos, Madagascar, Reino Unido y Alemania, aún está descubriendo pistas, pero cree que, aunque ‘Adalatherium’ podría haber sido un poderoso animal de excavación, también era capaz de correr e incluso podría tener otras formas de locomoción.

La historia tectónica de placas de Gondwana proporciona evidencia independiente de por qué ‘Adalatherium’ es tan extraño. Fue encontrado en rocas fechadas cerca del final del Cretácico, hace 66 millones de años. Madagascar, con el subcontinente indio unido al este, se separó de África más de cien millones de años antes y finalmente se aisló como una isla en el Océano Índico cuando el subcontinente indio se separó hace aproximadamente 88 millones de años y se dirigió hacia el norte.

Eso dejó el linaje que finalmente resultó de la evolución del ‘Adalatherium’, aislado de las poblaciones continentales, durante más de 20 millones de años, “tiempo suficiente para desarrollar sus muchas características absurdas”, explica Krause.

“El ‘Adalatherium’ es solo una pieza, pero una pieza importante, en un gran rompecabezas sobre la evolución temprana de los mamíferos en el hemisferio sur –añade– Desafortunadamente, la mayoría de las piezas aún faltan”. Más que nada, este descubrimiento subraya a los investigadores cuánto queda por aprender haciendo nuevos descubrimientos de los primeros mamíferos en Madagascar y otras partes de la antigua Gondwana.

El nuevo mamífero ‘Adalatherium’ es solo el último de una serie de extraños animales descubiertos por Krause y su equipo de investigación en Madagascar en los últimos 25 años. Los descubrimientos anteriores han incluido una rana depredadora gigante blindada, (‘Beelzebufo’), un cocodrilo vegetariano de nariz pug (‘Simosuchus’) y un pequeño dinosaurio con dientes de conejo (‘Masiakasaurus’).

La isla en sí está llena de animales (y plantas) que no se encuentran en ningún otro lugar del planeta, incluyendo cucarachas silbantes, gorgojos jirafa, ranas tomate, salamandras satánicas de cola de hoja, camaleones pantera, y tenrecs rayados para nombrar algunos. Y, por supuesto, está el grupo característico de mamíferos –lémures– que se hizo famoso en las películas animadas de ‘Madagascar’. Hace sólo unos pocos miles de años, la fauna de Madagascar también incluía aves elefantes de más de 600 kilos, lémures del tamaño de un gorila e hipopótamos pigmeos.

Con información de agencias.

Comments

Comments are closed.