Estados Unidos lo dijo sin vueltas: las estadísticas de enfermos y muertos por la pandemia de coronavirus que proporciona el gobierno de Venezuela no son creíbles.

“No tenemos motivo para creer ninguno de los datos que ha dado (el presidente Nicolás) Maduro” sobre el impacto del coronavirus en la población de Venezuela, dijo Jon Piechowski, subsecretario de Estado Adjunto del Departamento de Estado. “No nos sorprendería que estén inventando cifras, manipulando datos”, expresó.

Las declaraciones de Piechowski tuvieron lugar un día después que el secretario de Estado Mike Pompeo reafirmó en una llamada telefónica con el líder opositor venezolano Juan Guaidó el apoyo de Estados Unidos al pueblo venezolano y condenó el bloqueo de la asistencia alimenticia y de suministros médicos a la nación sudamericana.

La cifra de contagiados aumentó en la nación sudamericana a 319 el lunes, de acuerdo con información ofrecida por el ministro de Comunicación e Información, Jorge Rodríguez. De ellos 10 fallecieron y 137 se han recuperado.

En Venezuela, opositores y algunos especialistas locales también han manifestado dudas sobre los registros, pero no hay cómo contrastar las cifras porque el gobierno controla la fuente de información de los contagios. Sólo hay un laboratorio, supervisado por el gobierno, que ofrece reportes diarios al Ministerio de Salud sobre los contagios.

El gobierno de Venezuela rechazó las críticas y aseguró que sus estadísticas son correctas.

“No hay más remedio que informarle a las personas la verdad”, expresó recientemente el ministro Rodríguez. “La verdad es que Venezuela está logrando contener la pandemia”, dijo tras explicar que se hacen cientos de miles de pruebas rápidas para recabar información y que se concurre a los domicilios de las personas que se sospecha que están infectadas.

Estados Unidos fue uno de los primeros países que reconoció a Guaidó como presidente interino de Venezuela en enero de 2019. El gobierno republicano de Donald Trump considera que Maduro es un dictador y ha impuesto numerosas sanciones contra funcionarios de su administración y empresarios que hacen negocios con ella.

A fines de marzo el gobierno estadounidense propuso un marco para la transición democrática en Venezuela.

Piechowski efectuó sus declaraciones en una conferencia de prensa telefónica sobre la situación del coronavirus en Latinoamérica que ofreció junto a Emily Zielinsky-Gutiérrez, experta de los Centros de Estados Unidos para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC).

Dijo que la manipulación de información no le sorprende “porque es lo que hacen los regímenes autoritarios” y recordó que lo mismo sucedió con China al comienzo del brote del coronavirus.

“Seguimos pidiendo transparencia”, dijo Piechowski y explicó que es la única forma en que la población mundial podrá enfrentar y derrotar la pandemia.

Estados Unidos ha destinado nueve millones de dólares para asistencia humanitaria a la población en Venezuela y otros fondos adicionales para ayudar a los refugiados que han huido hacia otras naciones.

En América Latina hay más de 169.000 contagiados por coronavirus y casi 8.400 muertos.

El coronavirus ha infectado a más de tres millones de personas y causado la muerte a más de 213.000 en todo el mundo, según el Centro de Ciencias e Ingeniería de Sistemas de la Universidad Johns Hopkins, que basa sus datos en los informes de los gobiernos y las autoridades de salud de cada país.

En la mayoría de la gente este virus provoca síntomas leves o moderados que desaparecen en dos a tres semanas. Pero en algunas personas, sobre todo los adultos mayores y quienes padecen trastornos de salud subyacentes, puede causar enfermedades más graves e incluso la muerte. AP

Comments

Comments are closed.