El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, acusó de nuevo este lunes a China de haber agravado el impacto de la pandemia de COVID-19 en suelo estadounidense debido a su tardanza en adoptar las medidas necesarias.

Podía haberse parado y podía haberse parado en seco, pero alguien, hace ya mucho tiempo -o al menos eso parece- decidió no hacerlo y todo el mundo está sufriendo por ello”, sostuvo el presidente estadounidense en clara referencia a Pekín.

Trump indicó que, en su opinión, Pekín ha maquillado sus datos y celebró su decisión de cerrar la frontera estadounidense a los viajeros procedentes de China en febrero.

No estamos contentos con China. No estamos contentos con toda esta situación, porque creo que podría haberse parado en el lugar de origen, podría haberse parado rápidamente y no se habría propagado por todo el mundo”, zanjó.

Finalmente, Trump se desmarcó con una aseveración un tanto contradictoria para recalcar su postura: “Nadie, excepto un país, debe rendir cuentas por lo sucedido, aunque aquí nadie está culpando a nadie”.

Con información de la Voz de América (VOA).

Comments

Comments are closed.