Un cargamento de 350.000 barriles de gasolina arribó a la Refinería El Palito el pasado 24 de abril. En el carguero “Diadema”, en la zona de Puerto La Cruz, iniciaría la descarga de 100.000 barriles de 91 octanos, y 250.000 barriles de 95 octanos, para distribuir en Oriente, Miranda y Caracas, informó el periodista Casto Ocando en su cuenta de Twitter.

“Gracias” al empresario Wilmer Ruperti, llegó a la refinería de El Palito “carga de gasolina de 91 octanos a bordo del M/T Andan, con tripulación filipina. Entró a aguas venezolanas por el oriente, con los transponders apagados, para no ser detectados por los radares aliados”, reseñó Ocando.

Según el periodista, la gasolina adquirida, intermediada por Wilmer Ruperti “tiene el origen en México, pero la documentación de la carga no tienen ni membretes ni sellos del comprador-vendedor. Los barcos por instrucción de sus propietarios no aceptan sellos de Pdvsa, para desviar sanciones”.

La gasolina que llegó a Venezuela por medio de este empresario “no ha sido inspeccionada adecuadamente, y no tiene certificaciones importantes como el grado API, los niveles de metanol y oxigenados totales y el octanaje, lo cual podría acarrear severos daños en los vehículos”, agregó.

Fuentes sostiene que 250.000 barriles de gasolina, al ritmo de consumo interno actual de entre 120.000 a 140.000 barriles solo podría durar dos días a lo sumo.

Entretanto, la Refinería El Palito no ha logrado ser estabilizada para iniciar la producción de gasolina de 91 octanos y de jet fuel 1.

Se ha intentado, sin éxito, reparar la Unidad de Fraccionamiento de Craqueo Catalítico de El Palito, tomando piezas de las refinería Amuay y Cardón, mas no ha sido posible recuperarla.

Comments

Comments are closed.