El exministro de Petróleo, Rafael Ramírez, señaló que el Gobierno de Nicolás Maduro “desvió el dinero de las inversiones para el mantenimiento de las refinerías“.

Asimismo, indicó en una entrevista exclusiva con Petroguía que el ministro de Petróleo, Manuel Quevedo “está despedido y él todavía no se ha dado cuenta. Hay una pugna por el control de PDVSA y la comercialización de la poca producción entre la gente de Quevedo, la gente de Tareck El Aissami, William Ruperti, muchas manos de privados y aventureros”.

Sostuvo que “para Rosneft se hizo insostenible el costo político y económico de apoyar a Maduro” y agregó que “el acuerdo OPEP+ no tiene la profundidad política que podría haber tenido si hubiera sido solo de la OPEP”.

El presidente Trump está haciendo todo lo que puede para lograr su objetivo, que aparentemente lo ha logrado o en todo caso ha hecho lo que pensaba que podía hacer”, destacó.

Acotó sobre Venezuela que “la caída de la producción por supuesto que es importante porque si no se tiene nada que poner sobre la mesa, ¿qué carta se va a jugar? No importa lo que diga con ese nivel de producción. Pero además el ministro o los funcionarios que ha venido enviando Maduro no tienen nada que decir como ha ocurrido con Manuel Quevedo e igual cuando enviaron a Asdrúbal Chávez. Ni siquiera podían comunicarse con los demás ministros“.

Para leer el artículo completo, pulse aquí

Comments

Comments are closed.