La crisis del combustible se le escapó al gobierno de las manos. En tanto el profesor de Economía Petrolera, Rafael Quiroz Serrano, señala que la producción de combustible del país apenas gira en torno a los 60.000 barriles por día (bpd). Sin embrago, alega que pese a la esa dantesca realidad, el gobierno de Nicolás Maduro continúa abasteciendo con 25.000 bpd a Cuba, y a otras naciones socias en Petrocaribe.

Quiroz critica abiertamente la manera en que el gobierno ha manejado el suministro de combustible. Sostiene que la región capital podría abastecerse con los envíos de gasolina que llegan a la Habana.

“El Área Metropolitana de Caracas necesita no menos de 35.000 barriles diarios, de los cuales está consumiendo un promedio de 10.000 o 15.000 b/d. La conclusión es obvia: si el gobierno de Maduro dejara de hacer envíos a sus países aliados de la región, especialmente a Cuba, al menos en la capital no habría crisis con la gasolina”, comentó un foro virtual.

Sostiene, además, que al resto de los estados del país se están enviando “mendrugos”, lo que explica la terrible crisis que se vive en los estados del interior del país, donde las colas son de hasta días. Mientras la producción agrícola decae en un momento crucial  en el que se enfrenta una pandemia.

El analista sostiene que los gremios del sector primario de la economía han reiterado que la situación de escasez del combustible está azotando la producción de todos los rubros del campo, por los problemas de movilidad que les genera para acometer las labores.

Los procesos de producción de pollos, huevos, leche y quesos también están severamente comprometidos. Las cifras gruesas de Fedeagro indican que, en promedio, la producción de alimentos de origen vegetal corre el riesgo de caer entre 70% y 75% este año, mientras que los productores primarios de carne y avicultores proyectan, extraoficialmente, una contracción en volúmenes de 60% y 45%, respectivamente.

En la conferencia virtual el docente del área petrolera aseguró que Venezuela podría estar recibiendo gasolina próximamente desde México, bajo un acuerdo suscrito con el gobierno de AMLO, y de unos empresarios del sector, entre los que se ha señalado a Wilmer Ruperti. Señala que de concretarse la llegada de ese carburante, podría significar un alivio a la población.

Opciones internas complejas

Sobre las opciones internas de cómo abastecer el mercado son tremendamente complejas. Pareciera que la refacción de la Refinería El Palito fuese por ahora la única alternativa frente a la paralización interna del sector refinador. Para Quiroz la opción podría ser viable.

“Se suponía que el fin de semana pasado, la planta comenzaría producir algunos combustibles. La intención es arrancar con la salida de gasolina de 91 octanos, en un volumen 20.000 a 30.000 barriles/día”, indicó el analista

Chevron en hibernación

Sobre el reciente tema de la licencia “prorrogada” a Chevron para mantener sus operaciones al mínimo, determinada por La Ofac del Departamento del Tesoro, según Rafael Quiroz, se trata simplemente de poner a la petrolera estadunidense en modo de hibernación, al igual que a las empresas servicios petroleros.

Estima que la paralización de las operaciones de las compañías, sí representa un “duro golpe” a la producción petrolera nacional, aunque ya la estadounidense había reducido su extracción en el país.

Según el economista las empresas socias de Pdvsa, mucho antes de la llegada del Covid-19 al país, analizaban sus negocios en Venezuela. Los precios venían en picada, mientras que las sanciones, por otra parte, estaban haciendo lo suyo.

Por tanto, las socias de Pdvsa en la Faja podrían estar ya pensando en detener sus operaciones, pues las tendencias negativas son ahora más claras. “Posiblemente dejar de producir estos crudos pesados y extrapesados represente más bien un alivio, desde el punto de vista financiero”, opinó el experto.

Erika Hidalgo López / Sumarium

Comments

Comments are closed.