Carolina Jiménez, directora adjunta para las Américas de Amnistía Internacional, señaló que la crisis de Venezuela no tiene precedentes en el continente.

“Si tomas Colombia, Perú y Ecuador estás hablando de 3 millones de venezolanos que el 90% trabajan en empleos informales. La crisis económica que acompaña esta pandemia toca de manera especial a los que trabajan en la economía informal. Para algunos migrantes regresar a Venezuela es la única opción”, indicó.

Destacó que ante la posibilidad de estar en situación de calle, los migrantes han preferido retornar al país: “De Colombia es donde vemos muchos retornados, pero también esa población ha quedado en una situación de vulnerabilidad económica”.

“Los números de migrantes venezolanos que regresan al país por la pandemia son difíciles de obtener. Las últimas cifras que pudimos acceder eran como 7.000 personas hace tres o cuatro días”, dijo.

Asimismo, expresó que “los migrantes venezolanos que retornan son sometidos a pasar varios días en cuarentena en centros que el Gobierno de Maduro ha organizado. Nos preocupa: No son centros con condiciones higiénicas y los custodian militares”.

“Preocupa que después de los viajes que han hecho los migrantes venezolanos que retornan en situación precaria tengan que pasar la cuarentena en centros de alojamiento que no son aptos”, manifestó.

Durante una entrevista ofrecida a la periodista Diana Carolina Ruíz, acotó que le indigna las reacciones de las autoridades venezolanas hacia los migrantes que retornan: “Hemos visto pronunciamientos públicas donde acusan a estas personas de ser traidores, enemigos. Esto es un lenguaje estigmatizante”.

Comments

Comments are closed.