El músico y humorista argentino Marcos Mundstok, miembro de Les Luthiers, ha fallecido a los 77 años tras sufrir durante un año una enfermedad “irreversible”, según ha informado la formación este miércoles en un comunicado.

“Después de más de un año de lidiar con un problema de salud que se tornó irreversible, Marcos, nuestro compañero y amigo, finalmente partió. De ahora en más, cada uno de nosotros deberá empezar a transitar el doloroso camino de aprender a convivir con su ausencia“, han señalado Les Luthiers, que ante su ausencia reivindican “el recuerdo de su voz, única e inconfundible” y “su presencia sobre el escenario, con su carpeta roja y frente al micrófono, que cautivaba al público antes de decir una sola palabra”.

“Nos quedará su profesionalismo. Su autoexigencia, su ética de trabajo y su respeto extremo por el público, valores que todos compartimos y que él defendió desde el momento de la creación misma de Les Luthiers. Nos quedará el recuerdo de su compañerismo, tanto en lo profesional y en lo personal. La inteligencia de sus comentarios y su respeto por las opiniones ajenas, aún en la disidencia”, añaden.

Del mismo modo, también destacan “los aprendizajes compartidos” a lo largo de “tantos años”, los lugares del mundo que descubrieron “juntos” y la “sopresa” que compartieron “cada vez que Les Luthiers daba un nuevo salto y llegaba más y más lejos”. “Nos quedará el recuerdo de sus chistes cotidianos, rápidos y asombrosamente ingeniosos, listos para brindarnos una chispa de alegría en todo momento, en las buenas y en las malas.Nos quedarán tantas cosas de Marcos, que aun en medio de la tristeza y el dolor que estamos viviendo, no podemos dejar de agradecer a la vida, y de sentirnos privilegiados de haber recorrido con él todo este tramo del camino”, han enfatizado.

Marcos Mundstock, nacido en Santa Fe (Argentina) en 1942 e hijo de inmigrantes polacos, llegó a Buenos Aires cuando tenía siete años. Al terminar el colegio secundario en Buenos Aires, comenzó la carrera de Ingeniería, que abandonó años después, y estudió locución en el Instituto Superior de Enseñanza Radiofónica (ISER). De manera simultánea, ingresó en el coro de Ingeniería, donde conoció a Gerardo Masana y los futuros integrantes de Les Luthiers, para quien durante los primeros años escribió casi íntegramente los libretos de los espectáculos, y hasta el día de hoy las letras de muchas canciones y las historias de Johann Sebastian Mastropiero.

Como instrumentista ha tocado el gom-horn, una especie de trompeta hecha con una manguera y un embudo que intervino en varias obras musicales de Les Luthiers y en el hilarante y absurdo Recitado Gauchesco.

De forma paralela a Les Luthiers, trabajó como locutor de radio y comerciales de televisión y también de redactor publicitario. En 1974 hizo la voz en off de la película Quebracho, de Ricardo Wullicher. Además, en los años 90 incursionó en televisión: interpretó a Dios y al Diablo en varios programas del capocómico Tato Bores y realizó una recordada serie de películas publicitarias para el diario La Nación.

Entre 2003 y 2005 participó como actor en cuatro películas: ‘Roma’, ‘No sos vos, soy yo’, ‘Cama adentro’, y ‘Torrente III’. También interpretó a un grotesco criminal internacional en el programa televisivo ‘Mosca & Smith’ y en 2011 intervino en “Mi Primera Boda” de Ariel Winograd junto con Daniel, donde ambos representaban un gracioso dúo de cura y rabino. Además, en 2019 volvió a la pantalla grande con el papel más importante de su carrera cinematográfica; fue protagonista de ‘El cuento de las comadrejas’, de Juan José Campanella, junto con Graciela Borges, Oscar Martínez y Luis Brandoni.

Con información de agencias.

Comments

Comments are closed.