The Washington Post, reseñó en su portal web que el paciente “cero” de COVID-19 se originó en el laboratorio del Instituto de Virología de Wuhan, China de donde proviene el virus, se conoció que era trabajador del laboratorio.

De acuerdo a la investigación hecha por el periodista Bret Baier, indica que el origen de este virus no viene por consumir carne de murciélago en un “mercado húmedo” de animales de dicha localidad.

Según el informe de Baier, múltiples fuentes “han sido informadas sobre los detalles de las primeras acciones del gobierno de China y existen datos reveladores, los cuales demostrarían el encubrimiento gubernamental más grande y costoso de todos los tiempos”.

Se pudo conocer por el medio americano que el mercado húmedo de Wuhan identificado en un principio como foco de la pandemia, “nunca vendió murciélagos”.

“El régimen comunista chino suprimió y modificó datos, destruyó muestras, borró informes preliminares, sofocó artículos académicos y limpió áreas contaminadas para ocultar evidencia de la transmisión accidental del virus”, sostiene el escrito.

A su vez señaló que “la Organización Mundial de la Salud (OMS) y su director general Tedros Adhanom ayudó a China a cubrir sus huellas desde el principio”.

Para leer el artículo completo pulse AQUÍ.

Comments

Comments are closed.