Miguel Pizarro, comisionado de Juan Guaidó ante la Organización de Naciones Unidas (ONU), denunció este jueves que en Venezuela se hacen menos de 100 pruebas diarias.

“Esto hace que sea imposible tomar decisiones clínicas. Estamos a un promedio muy bajo en pruebas en Venezuela“, dijo en un encuentro virtual con la prensa.

Sostuvo que cuando la ayuda logra llegar a Venezuela es para los ciudadanos y no se asigna a ningún ente político. “Venezuela aparece en el plan global de respuesta humanitaria y no es nada positivo“.

Sumó que el sistema ONU iniciará la implementación de un Plan Intersectorial de Preparación y Atención al COVID-19 que se enfocará en complementar los esfuerzos en las áreas de salud, para Venezuela y a los que se encuentran en la región.

“El futuro de una respuesta para los refugiados venezolanos dependen de estas organizaciones y plataformas tengan los recursos necesarios para trabajar, ya que son una población muy vulnerable“, dijo.

Aseguró que es necesario la voluntad política en el país: “Esto no se trata de una foto entre Guaidó y Maduro. Se trata de voluntad política. Si hay voluntad política del lado del régimen se debe garantizar el acceso sin condiciones“.

Nuestras embajadas no tienen capacidad de infraestructura para ayudar. El futuro de los refugiados está en que estas plataformas digitales puedan obtener los recursos”, agregó.

Manifestó que “Venezuela está dentro del Plan Global de Respuesta Humanitaria. No es una buena noticia. Eso implica que estamos en las peores condiciones. Esto pone a Venezuela en la misma línea de Siria o Sudán del Sur”.

Comments

Comments are closed.