El pasado 4 de abril el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, advirtió que para su país esta semana sería “la más dura”. El mandatario no se equivocó ni para EEUU ni para el resto del continente, que este Domingo de Resurrección cerró con más de 640.000 casos y 25.000 muertes por la pandemia.

Trump anunció aquel sábado previo a la Semana Santa que habría “mucha muerte” de forma inminente y acotó que sería “probablemente la semana más dura”, y así fue.

Tanto que este Domingo de Resurrección el papa Francisco dedicó su mensaje de Pascua en el Vaticano a todos aquellos que se están viendo afectados por la pandemia del coronavirus y afirmó que “el mundo entero está sufriendo y tiene que estar unido” porque este “no es el tiempo de la indiferencia”.

Estados Unidos en el centro del huracán

Estados Unidos, el país con más casos, más de 550.000, y más muertos en el mundo, con cerca de 22.000, pone en el continente americano cifras que aterrorizan, especialmente por la situación en el estado de Nueva York.

Nueva York, que registra ya un total de 9.385 muertes a consecuencia del coronavirus, se acerca con paso firme a los 10.000 fallecimientos al prolongarse una jornada más la tasa de mortalidad de más de 700 víctimas al día que ha venido registrando toda la semana.

Según anunció el gobernador Andrew Cuomo, el sábado perdieron la vida otras 758 personas a causa de la pandemia, una cifra que describió como “trágica”.

Mientras en la Florida los casos confirmados del COVID-19 aumentaron a 19.895 y las muertes a 461, según el primer boletín diario del Departamento de Salud del estado, que el sábado por la tarde había contabilizado 18.896 casos y 446 muertes.

Brasil, en un lugar muy peligroso

Tras una semana de una curva ascendente de la pandemia, América suma ya más de 640.000 casos y supera los 25.000 fallecidos; y el país con más contagios después de EEUU sigue siendo Canadá, con unos 24.000, y más de 700 muertes.

Le sigue Brasil, donde el presidente, Jair Bolsonaro, ha continuado con los desplantes a las medidas de aislamiento ante el coronavirus, pese a que el número de muertos llegó a 1.223, con 22.169 casos confirmados.

Los nuevos datos suponen que, en las últimas 24 horas, en el gigante suramericano se registraron 99 nuevos fallecimientos y se confirmaron otros 1.442 contagios.

La situación más delicada continúa en el estado de Sao Paulo, en el que, con 44 millones de habitantes, reside cerca del 40 % de la población del país y donde hay hasta ahora 588 muertes y 8.755 casos.

Ecuador, Perú y Chile no levantan cabeza

Ecuador, otro de loPs más afectados en América, suma ya 333 muertes, 7.466 casos positivos y 505 que salieron de la atención hospitalaria.

El ministro de Salud Pública ecuatoriano, Juan Carlos Zevallos, asegura que desde el pasado 29 de febrero, cuando se presentó el primer caso del COVID-19 en el país, se han tomado cerca de 24.000 test de diagnóstico y remarcó que ya entró en operación un nuevo equipo de análisis.

Por otro lado, el Gobierno de Perú dispuso la posibilidad de contratar médicos extranjeros para reforzar al personal sanitario que actualmente se enfrenta a la emergencia del COVID-19, cuyo último balance es de 193 muertos y 7.519 infectados en el país.

La medida fue ampliamente celebrada por la comunidad de venezolanos, pues entre los más de 800.000 que llegaron desde Venezuela en los últimos tres años hay muchos profesionales de la salud que se habían visto enormemente afectados por el confinamiento y el cierre de fronteras, ya que se habían quedado sin empleo al trabajar de manera informal en otros sectores.

En Chile, el presidente Sebastián Piñera informó que en las últimas 24 horas se registraron 286 nuevos casos, lo que eleva la cifra total hasta 7.213 y una nueva cifra de 80 fallecidos, y reconoció las dificultades para comprar respiradores mecánicos dada la “guerra mundial” por estos artículos.

Nuestro plan es llegar a 3.315 ventiladores mecánicos, no es fácil. Hay en el mundo entero una verdadera guerra por los ventiladores mecánicos”, dijo el mandatario conservador.

En tanto, en Colombia el Ministerio de Salud informó de 67 casos nuevos de coronavirus y una cifra total de contagiados de 2.776, mientras que se reportaron 9 muertes, con lo que los fallecidos ya son 109.

Y Paraguay anunció que han perecido seis personas de 134 casos confirmados con la preocupación del Gobierno por la reactivación del sector productivo, todavía limitado por las medidas de aislamiento social impuestas.

El Caribe y centroamérica resisten

Cuba alcanzó los 669 positivos de coronavirus tras el diagnóstico de 49 nuevos casos, mientras se registraron dos personas fallecidas en La Habana para un total de 18 decesos por COVID-19.

Asimismo, Guatemala, con 155 casos, sumó dos personas fallecidas más por coronavirus y alcanzó las cinco defunciones desde que el pasado 15 de marzo se diera la primera muerte, apenas 48 horas después de haber contabilizado el primer caso positivo en el país centroamericano.

El presidente Alejandro Giammattei confirmó los dos decesos y aclaró que se trataba de un hombre de 57 años que había “luchado por su vida en el intensivo” desde hace tres semanas y los médicos habían logrado paliar un fallo renal que sufrió durante su afección.

El otro paciente positivo del coronavirus SARS-CoV-2 es un hombre de 74 años que tenía cáncer. “Le dio coronavirus y este avanzó fulminante. Entró antier (al hospital) y murió ayer en la noche”, precisó Giammattei.

Costa Rica cerró la Semana Santa con un total de 595 casos positivos de coronavirus COVID-19, para 18 casos más en un día, y se registran 56 personas recuperadas.

Mientras que en El Salvador se registraron 7 nuevos casos positivos de COVID-19, con los que la cifra total de contagios confirmados se elevó a 125, el número de fallecidos se mantiene en 6 y 21 personas se han recuperado. EFE

Comments

Comments are closed.